Puericultura en Lleida


Doctor medicando a paciente

Noticias de interés

El Doctor Evaristo Galdeano, experto en medicina integrativa, propone algunos consejos sobre salud y comenta diferentes artículos que nos ayuden a mantener una vida plena y saludable.

Noticias y consejos

Alimentos que aportan vitalidad. (junio 2018)

Hay días en los que nos sentimos con menos energía, y son muchos los factores que pueden influir, como la falta de descanso y de sueño reparador o el exceso de trabajo y el estrés.
Si además va unido a una alimentación deficiente, este estado va a convertirse en algo habitual del día a día. Y es que la dieta ha de cubrir las necesidades energéticas y nutricionales de nuestro organismo para que los procesos vitales puedan realizarse de forma eficaz. Partiendo de esta premisa, es natural pensar que, para optimizar el estado de salud, la dieta debe incluir variedad alimentaria que combine de forma adecuada los diferentes grupos de alimentos. Pero aparte de esto, hay ciertos alimentos que, por su composición nutricional, van a añadir un plus de energía y ayudar a aumentar nuestra vitalidad. Los cereales y legumbres, el cacao, el plátano, los frutos secos y el aguacate son algunos de ellos.

Aporte de vitalidad con cereales, patatas y legumbres.
Son alimentos muy habituales en nuestra dieta, aún así vale la pena recordar que nos aportan hidratos de carbono complejos cuya función principal es la energética. La proporción adecuada irá en función de las características de cada persona y de su actividad física, pero en mayor o en menor cantidad son necesarios para que nuestro organismo pueda disponer de una fuente de energía efectiva. Las legumbres, en especial, son además una buena fuente de proteína vegetal, fibra, vitaminas del complejo B y minerales (sodio, potasio, calcio, magnesio y fósforo).

Cacao para a portar vitalidad en el día a día.
El cacao se puede considerar un alimento energético. Su contenido graso (manteca de cacao) es en gran parte responsable de ello. El cacao puro en sí contiene una cantidad mínima de azúcar, pero el chocolate y el cacao soluble en polvo son productos azucarados, cuyo aporte calórico corresponde en gran medida a su contenido en azúcar. En cualquier caso, el cacao, en cualquiera de sus formas, es un alimento que además de placentero puede resultar de ayuda en situaciones que requieran un aporte extra de energía. Por otro lado, el cacao contiene teobromina, que al igual que la cafeína del café o la teofilina del té, es un alcaloide estimulante del sistema nervioso, y aunque la cantidad presente en el cacao no es muy elevada puede proporcionar el punto justo de energía necesaria para afrontar la jornada diaria. Además, es una fuente mineral, destacando su contenido en potasio, fósforo y magnesio, minerales importantes para una correcta transmisión nerviosa y contracción muscular. Por todo ello, vale la pena incluirlo en los desayunos, para empezar bien el día. Eso sí, cuanta más concentración de cacao y menos azúcar tenga un chocolate o el cacao en polvo, mejor.

Potasio para aumentar la vitalidad gracias al plátano.
Dentro del grupo de las frutas, el plátano resulta una de las más calóricas, al aportar 91 Kcal/100 g, en gran parte debido a su contenido en azúcares. Aunque si nos guiamos por el peso de una pieza de plátano con un peso promedio de 80-85 g, la proporción calórica disminuye con respecto a otras frutas. Por su contenido en hidratos de carbono y potasio, y por lo fácil que es consumirla y transportarla, suele ser una fruta muy apropiada para tomar durante la realización de un esfuerzo físico, teniendo en cuenta que el potasio facilita la conducción nerviosa y la contracción del músculo liso y esquelético.

Grasa saludable con los frutos secos que aportan vitalidad.
Vale la pena incluir un puñado de frutos secos en nuestra dieta diaria por su riqueza nutricional. En este caso, el aporte calórico viene proporcionado por su contenido graso, en el que predominan los ácidos grasos insaturados, cuyo consumo se relaciona con la disminución de riesgo de enfermedad cardiovascular. Además, tienen una buena combinación mineral, entre la que destaca el magnesio, el potasio, el selenio, el zinc y el calcio, siendo este último especialmente abundante en las almendras. Constituyen un buen tentempié para comer entre horas, y también se pueden incluir para enriquecer platos, como salteados, ensaladas o purés de verduras.

Aguacate: fruta grasa para aumentar la vitalidad.
El aguacate es una fruta grasa, por lo que su aporte calórico es más elevado que el de otras frutas. Se trata mayoritariamente de grasa monoinsaturada, que es la que se aconseja como principal fuente de grasa de la dieta por tener efectos beneficiosos sobre el perfil lipídico y ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. Esta misma grasa es la vía por la que aporta vitamina E, que tiene acción antioxidante y ejerce un papel protector de las membranas biológicas frente a procesos de oxidación. Tomarlo en el desayuno con pan tostado o incluido en ensaladas puede ser una buena opción para enriquecer nuestra dieta diaria y aportarle un plus energético y saludable.



¿Cuál es la mejor postura para dormir? (mayo 2018)

¿Cuál es la mejor postura para dormir? (mayo 2018)

El descanso es uno de los pilares fundamentales de una vida saludable. Entre todas las posturas para dormir que podemos adoptar, dormir del lado izquierdo es la mejor, porque descansamos mejor, y nos ayuda a combatir la astenia primaveral que nos puede afectar con la llegada de la primavera.
Dormir del lado iquierdo mejor ala salud física:
Cuando nos metemos a la cama, podemos optar por colocarnos boca arriba, boca abajo, del lado derecho o del lado izquierdo. Las razones por las que dormir del lado izquierdo nos ayudará a dormir bien son variadas según puso de manifiesto John Doulliard en un estudio publicado en The Journal of Clinical Gastroenterology:
  1. Drenaje linfático: El lado izquierdo es el más importante del sistema linfático. Esto hace que si dormimos sobre el lado izquierdo, la linfa pueda transportar mejor elementos relevantes para nuestro cuerpo como proteínas, glucosa o metabolitos.
  2. Estómago y páncreas: El estómago y el páncreas se encuentran en el lado izquierdo de nuestro cuerpo. Las consecuencias serán que tendremos una mejor digestión y los jugos gástricos se moverán mejor.
  3. Corazón: El estudio de John Doulliard revela que la mayor parte del corazón se encuentra en la parte izquierda del cuerpo. El bombeo de sangre se producirá de forma más sencilla si dormimos del lado izquierdo.
  4. Bazo: Al dormir del lado izquierdo, los fluidos pasarán por el bazo de forma más sencilla.
Dormir del lado izquierdo combate el estrés y mejora el humor:
Dormir del lado izquierdo no solo tiene ventajas para la salud física. Esta postura también ayudará a mejorar nuestra salud mental y nuestros nervios. Hay determinados factores de riesgo de estrés tanto dentro como fuera del trabajo, pero dormir del lado izquierdo nos ayudará combatirlo ya que descansaremos mejor y nos levantaremos más relajados.
Las posturas para dormir son importantes en nuestro equilibrio y bienestar. Dormir bien nos ayudará a despertarnos con más energía. Esto hará que estemos de mejor humor durante todo el día y afrontemos las cosas mejor según un estudio de la Universidad de Hertfordshire. Además, ayudará a reforzar la relación con la pareja.
Dormir del lado izquierdo es beneficioso en el embarazo:
El embarazo es un momento de cambios en la vida de cualquier mujer. Su cuerpo sufre cambios que le afectarán en su día a día. El descanso puede ser un problema por los trastornos del sueño en el embarazo, pero dormir del lado izquierdo ayudará a la mujer embarazada a descansar mejor. Las posturas para dormir de la mujer embarazada cobran así una importancia especial
La Guía de cuidados en el embarazo publicada por el Ministerio de Sanidad recomienda que las mujeres embarazadas duerman sobre el lado izquierdo. En caso contrario, el peso del útero se apoyará sobre la vena cava inferior, los órganos del abdomen y la pelvis. La consecuencia puede ser un síndrome de hipotensión supina. La posición más adecuada para dormir durante el embarazo es con las rodillas dobladas y con una almohada entre las piernas.

Frutas de primavera (abril 2018)

Frutas de primavera (abril 2018)

Comienza la primavera y con ella, llega el buen tiempo. También llegan las frutas de primavera. Descubre cuáles son.
Hoy en día es posible disponer de la mayoría de las frutas en cualquier época del año, es importante aprovechar las de temporada, por estar en su mejor momento de sabor y valor nutricional. La primavera da entrada a frutas muy refrescantes y ricas en agua, y algunas de ellas continuarán incluso en verano. Las frutas más destacadas en primavera son:
Fresas (de febrero a mayo)
Prepara un batido con 100gr de fresas , un yogur natural desnatado y un vaso de leche desnatada
Aparece a finales del invierno, y sirve de continuidad para el aporte de vitamina C de los cítricos, pues la fresa es buena fuente de esta vitamina. Es poco calórica, apenas 30-35 Kcal por 100 gramos, es discretamente dulce y su contenido en azúcares no es muy elevado en comparación con otras frutas, siendo de un 5,4% aproximadamente. Por esto, por resultar muy apetitosa y por ser una buena fuente de fibra, suele incorporarse con incluirse con frecuencia en dietas de control de peso típicas de esta época del año. La vitamina C y su alto contenido en antocianos y carotenos, colorantes naturales que le confieren propiedades antioxidantes, y por tanto acción protectora celular. Su mayor contenido de potasio que de sodio, favorece la diuresis. En su valor nutricional, también destaca el ácido fólico que, entre otras funciones, interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos y en la síntesis material genético. La fresa se puede tomar de muy distintas formas, en  ensaladas o en postres, sola o combinada con lácteos, flanes, helados, tartas, etc.
Cerezas (de mayo a julio)
Receta: cerezas con chocolate. Derrite 80-100g de chocolate negro y baña 100gr de cerezas. Deja enfriar en la nevera para tener unos ricos bombones de cereza
Existen gran variedad de cerezas. Es más calórica que la fresa por su mayor contenido en azúcares. Como en la mayoría de frutas, las calorías provienen de los hidratos de carbono (9,5%) sobre todo en forma de azúcares simples como la fructosa, el azúcar de la fruta. El aspecto interesante de la cereza, es su contenido en carotenos y antocianos, pigmentos naturales que, al igual que en la fresa, le otorgan el color y resultan ser potentes antioxidantes que ayudan a neutralizar los radicales libres que influyen en el envejecimiento celular. Son también buena fuente de fibra, y potasio, mineral que entre otras muchas funciones, interviene en el equilibrio hídrico entre el espacio intra y extracelular. Otros minerales que encontramos en la cereza son el calcio, el fósforo y el magnesio, pero en cantidades más bajas. Están deliciosas al natural, pero también se destinan para hacer conserva en almíbar, cereza confitada, y elaboración de licores. Se añaden a macedonias, pasteles o yogures.
Nísperos (de abril a mayo)
Aprovecha para hacer una macedonia nutritiva de níspero, kiwi, fresa y zumo de naranja
El nisperero pertenece a la familia de las rosáceas. Se piensa que su origen es China. Es una fruta carnosa y muy refrescante y muy adecuada a la época para la primavera. Es dulce y su contenido en azúcares se encuentra entre el de la cereza y la fresa, 7,2%. Aún así tiene un moderado aporte calórico, 34 Kcal por 100g. De su aporte vitamínico y mineral, destacan sobre todo los carotenos que le otorgan el color anaranjado, y una cantidad apreciable de potasio, así como más moderada  de magnesio y calcio. En el aporte de fibra del níspero, sobresale la pectina, un tipo de fibra soluble con capacidad de formar geles y que la convierte en una fruta muy adecuada para la elaboración de mermeladas y confituras. Del níspero también es notorio su contenido en algunos ácidos orgánicos como el ácido cítrico, el tartárico el málico, presentes en la pulpa jugosa y responsables de su característico y a los que se les atribuyen diversas propiedades sobre la salud. Se suele consumir fresco, aunque cada vez más se incorpora a la gastronomía creativa dando lugar a platos cocinados deliciosos.

La menta (marzo 2018)

La menta (marzo 2018)

La menta es una planta versátil, que tanto sirve para aromatizar infusiones y recetas, como para mejorar el aliento e incluso aliviar molestias digestivas y respiratorias.
La menta es una planta baja de hojas verdes y brillantes, que desarrolla unas flores pequeñas de color rosa pálido. Vive cerca de corrientes de aguas limpias y prefiere la sombra y no el sol directo.
Existen muchas variedades de menta, pero cuando hablamos de menta en general, normalmente nos referimos a la menta piperita (Mentha piperita), una de las mentas más consumidas y extendidas, ya que su sabor resulta especialmente refrescante, aromático y agradable.
Lo más destacable de esta planta es su riqueza en aceites esenciales, que contienen sobre todo mentol, mentofurano, mentona, pineno, limoneno, felandreno, cineol, piperitona, carvona y pulegona, y otros principios como ácidos fenoles, sales de hierro y salicilatos. Son estos principios activos lo que han convertido a la menta, en una de las mejores aliadas de nuestra digestión.
La infusión de menta, gracias a sus aceites esenciales, resulta muy refrescante y una estupenda ayuda para tener digestiones tranquilas y felices.
La menta se consume desde hace siglos en toda la cuenca mediterránea y es una de las plantas más utilizadas:
  • A nivel digestivo como antiespasmódica, para evitar las digestiones flatulentas, los dolores digestivos y calambres de estómago, gracias a sus propiedades analgésicas y digestivas.
  • Ayuda a hacer más ligeras las digestiones, ya que actúa favoreciendo la secreción biliar y estomacal.
  • A nivel respiratorio posee  cierta actividad antiséptica y expectorante, por lo que tomar una infusión de menta nos ayuda a abrir las vías respiratorias y respirar mejor.
  • Mejorar el aliento y refrescar la boca, ayudando a prevenir la halitosis.
  • Es útil para cuidar la salud de boca y dientes, por sus  propiedades antisépticas debidas a su riqueza en aceite esencial y polifenoles, y calmantes por su riqueza en ácido salicilatos.
Nos podemos beneficiar de esta planta, tanto interna como externamente. A nivel interno resulta muy agradable tomarla en forma de infusión (mejor si se trata de una infusión bio), pero también es muy habitual encontrarla combinada con otras plantas, tanto para realizar una función digestiva junto con plantas como el boldo y la alcachofa por sus propiedades estimulantes de las secreciones biliares, como para mejorar el sabor de otras plantas.
El aceite esencial de menta, también lo podemos encontrar combinado con própolis, para cuidar la salud de la garganta y combatir infecciones en esa zona.
En la cocina, también podemos utilizar las hojas frescas o secas de menta para aromatizar, postres, ensaladas e incluso sopas, y las infusiones de menta son ideales para darle un toque refrescante a platos de frutas y macedonias.
Externamente, el aceite esencial de menta diluido con un aceite base, como por ejemplo el aceite de almendras dulces, ayuda a aliviar dolores reumáticos y musculares, gracias a sus propiedades calmantes.

¿Qué es el estrés? (febrero 2018)

Es una respuesta natural y necesaria de nuestro organismo ante situaciones que percibimos como un reto o amenaza. Esto suele ocurrir cuando sufrimos cambios importantes en nuestra vida, y que pueden provocar un desequilibrio de nuestro bienestar. Durante este período nuestro cuerpo tendrá que hacer un esfuerzo muy grande para poder volver a adaptarse y a disfrutar del equilibrio.

En este contexto aparecen dos términos un tanto desconocidos y poco populares dentro del imaginario colectivo pero muy importantes, el llamado eustrés y el distrés.

El  estrés no tiene porque ser necesariamente negativo, ya que esto dependerá del tipo de situación ante la que nos encontremos y, por supuesto, del carácter de cada persona.

Que una situación sea positiva o negativa depende de nosotros mismos y de cómo la evaluemos, cómo la afrontemos, cómo se ha reaccionado a situaciones similares en el pasado, de qué recursos disponemos (tanto propios como de nuestro entorno), de cómo reaccionamos ante lo inesperado o de cómo toleramos la frustración y la incertidumbre.

Así que, tenemos que partir de la base de que una misma situación puede ser distinta para cada uno de nosotros.

¿Qué es el eustrés?:Es un proceso de estrés adaptativo, o lo que es lo mismo, el estrés positivo. Nuestro organismo se activa durante el tiempo necesario y nos ayuda a afrontar la situación que se nos presenta.

En caso contrario, se le da el nombre de distrés: cuando nos encontramos delante de algo que, por el motivo que sea, no somos capaces de afrontar. El sobreesfuerzo que nos requiere es tan alto que deja de ser adaptativo para pasar a ser desadaptativo. Esta falta de recursos puede tener graves consecuencias físicas, como por ejemplo, agotamiento, falta de energía, pérdida de apetito, irritabilidad, dificultad para descansar, nerviosismo, ansiedad, tristeza…entre muchas otras.

¿Existe relación entre las emociones y el sistema inmunológico?
Aunque no se puede afirmar categóricamente que el estrés afecte de forma directa a nuestro sistema inmunológico, es innegable que hay una relación entre la salud y el estrés. De forma directa, una situación de estrés mal gestionada puede provocar la aparición o aceleración de ciertas patologías y, de forma indirecta,  nos puede conducir a conductas nocivas como beber o fumar o a hábitos de vida poco saludables.

Nuestro sistema inmunitario no será ajeno a todo el sobreesfuerzo que conlleva una respuesta de estrés prolongada en el tiempo. Nuestro organismo se debilitará poco a poco, bajando nuestras defensas y facilitando la entrada de patógenos. Además ese estado de agotamiento generalizado afectará a todo nuestro cuerpo, beneficiando a ciertos tipos de dolencias como, gripes, resfriados, alergias, herpes, problemas cutáneos e incluso tumores.

Además y, por último, recalcar que una respuesta de estrés provoca que el sistema endocrino interfiera en la producción de defensas, lo que, tal y como hemos dicho puede tener consecuencias poco beneficiosas para nuestro organismo.

Como siempre para combatir estas situaciones tan frecuentes en nuestro día a día, recomiendo dormir de 7 a 8 horas cada noche, comer equilibradamente sobre todo frutas y verduras frescas, realizar una actividad física moderada y procurar una vida social, afectiva y emocional satisfactorias.​​

Dieta desintoxicante después de la Navidad (enero 2018)

​​Todo el mundo comienza el año con nuevos propósitos, y uno de ellos es "recuperar nuestro peso" y volver a la normalidad.

Para ello nada mejor que hacer una dieta desintoxicante, controlando las grasas y los azúcares en la dieta y aplicar regularidad en nuestras comidas.

Después de las fiestas navideñas, necesitamos perder peso y desintoxicar nuestro cuerpo. Esto nos permitirá eliminar las toxinas a través de la orina y las heces. La dieta desintoxicante nos ayudará en pocos días a eliminar esas toxinas que nos sobran.

La dieta desintoxicante incluye alimentos que contienen gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra, agua y antioxidantes. Se puede hacer una dieta desintoxicante de un solo día o de varios.

No deberían hacer este tipo de dietas los:

AdolescentesEstán en edad de crecimiento y necesitan todos los nutrientes que les proporciona una alimentación equilibrada sin limitar la ingesta de algunos alimentos. 

Personas que tienen alguna enfermedad como es la diabetes deben llevar una alimentación regulada por un especialista médico.

Embarazadas: durante el embarazo, las mujeres necesitan todos los nutrientes de una alimentación equilibrada. 

Los beneficios de este tipo de dieta son:

Aumento de la energía: Esto es debido a que los alimentos que se incluyen dentro de una dieta desintoxicante tienen un mayor efecto vigorizante.Disminuye el peso: Las personas que siguen una dieta desintoxicante suelen bajar de forma rápida. La adquisición de hábitos de alimentación saludables les permite mantener esa pérdida de peso en el tiempo.Fortalece el sistema inmunitario: La desintoxicación propiciará que haya una mejor absorción de los nutrientes. El sistema linfático es el que se verá más beneficiado.Rejuvenecimiento de la piel: La piel se volverá más suave después de una dieta desintoxicante.Cabello más sano: Lograremos tener un cabello más brillante y más suave al tacto.

Momentos perfectos para hacer una dieta de desintoxicación:
  • Pasada una época en la que hemos comido de forma excesiva como la Navidad.
  • Durante un cambio de estación.
  • Antes de empezar una dieta
  • Cualquier momento en el que nuestro cuerpo nos indique que debemos cambiar de hábitos alimenticios.
Como norma general: 

         Retomar una cocina sencilla y evitar salsas y grasas.
  • Cocciones sencillas, de fácil elaboración y con poca grasa, son la mejor opción para favorecer la pérdida de peso y llevar mejor el ritmo de nuestro día a día. No hemos de olvidar que la grasa es el nutriente más calórico, aporta el doble de calorías que los hidratos de carbono y las proteínas. No sólo basta con evitar alimentos y salsas grasas, hay que medir también el aceite empleado durante la cocción, así como el utilizado en crudo para aliñar ensaladas u otros alimentos ya emplatados, ya que suele añadirse de forma aleatoria y sin medida. Utilizar aceite de oliva, evitando frituras y guisos grasos, controlando la cantidad a un máximo de 4-5 cucharadas soperas al día.

  • Sigue horarios regulares
    • Nuestro cuerpo tiene unos ciclos biológicos que definen las pautas de sueño y de alimentación. Y en este aspecto, el apetito se ve influenciado por la secreción de ciertas sustancias en determinados momentos del día. Ser regular en los horarios diarios de las comidas contribuye a un mejor control del apetito, evitar el desorden alimentario y moderar la ingesta calórica diaria.
    • El consejo: realiza cinco comidas al día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena), y siempre a las mismas horas.
  • Reduce al máximo los azúcares simples
    • Hemos acabado el año tomando toda clase de dulces, pero una vez pasadas las fiestas hay que dejar a un lado los alimentos ricos en azúcar. El sabor dulce produce un efecto placentero momentáneo y, en cierto grado, un poco adictivo. Es conveniente acostumbrarse a un mínimo nivel de sabor dulce, para deshabituarse del azúcar.
    • El consejo: evita añadir azúcar (blanco o moreno) o miel a alimentos como el yogur o a bebidas como el café con leche o infusiones. Opta por cereales de desayuno no azucarados y limita o elimina aquellos alimentos ricos en azúcar como bollería, que además suelen contener mucha grasa.
  • Cena ligera
    • La cena debe ser menos voluminosa y más ligera que la comida y, como mínimo, ha de realizarse dos horas antes de ir a dormir para favorecer el proceso digestivo.
    •  El consejo: incluye en las cenas una ración de verduras, mejor cocidas, y un alimento proteico poco graso (carne blanca, pescado blanco o huevo). Recuerda evitar las frituras y cocciones muy grasas. Puedes concluir la cena con una fruta pequeña o un yogur natural con trocitos de fruta fresca.

Sobre la dieta Paleolítica (diciembre 2017)


La dieta paleolítica es un retorno a los orígenes. Plantea seguir el tipo de dieta que seguían nuestros ancestros de la Edad de Piedra. Considera que nuestra evolución genética no ha ido en consonancia con los cambios que ha sufrido nuestra alimentación, y ello puede ser el origen de determinadas enfermedades. Pero no es más que una suposición, pues dentro del campo de nutrigrnómica ciencia que estudia la relación entre la dieta y la respuesta genética, existen varios estudios que demuestran que sí ha habido grandes adecuaciones a los distintos tipos de climas y/o dietas.

A grandes rasgos, la dieta paleolítica se basa en el consumo de:
  • Carnes magras
  • Huevos
  • Pescados y mariscos
  • Frutas
  • Verduras
  • Frutos secos y semillas
La dieta paleolítica excluye el consumo de granos y cereales, lácteos, azúcares refinados y alimentos procesados.

La dieta paleolítica no deja de ser una dieta de exclusión como la dieta vegetal. Esto hace que genere controversia. No es fácil proporcionar equilibrio nutricional discriminando estos grupos de alimentos.

La dieta paleolítica se presenta como alternativa para aquellas personas que quieren perder peso, e incluso para aquellas que presentan intolerancias alimentarias (intolerancia al gluten y a la lactosa) o enfermedades metabólicas como la diabetes. Al margen de esto, debemos decir que se trata de un tipo de dieta hiperproteica. La ausencia de dos grandes grupos de alimentos ricos en hidratos de carbono (granos y cereales) se compensa con una mayor ingesta de otros, generalmente de alimentos proteicos (carnes, pescados y huevos), lo que puede acarrear otros riesgos para la salud.

Analizando la alimentación de la sociedad occidental, es cierto que encontramos muchas familias cuyo modelo dietético difiere mucho de las recomendaciones de dieta saludable. Y es cuando nos topamos con dietas con una alta densidad calórica en forma de azúcares simples, y grasas poco recomendables, exceso de sodio, y bajo contenido de fibra. El ritmo de vida actual junto con la gran oferta de alimentos procesados favorece el consumo de comida rápida. En este aspecto, incluso la dieta paleolítica puede resultar una mejor opción. Aun así, los profesionales de la nutrición siempre abogan por seguir una dieta que respete al máximo el equilibrio nutricional, y en el caso de existir intolerancias alimentarias o enfermedades que requieran modificaciones dietéticas, siempre optar por la adecuación y personalización de la dieta a cada caso. Quizá solo hace falta poner orden y equilibrio en la alimentación de muchos hogares.

Consejos para mantener el corazón sano y prevenir infartos (noviembre 2017)


  • Adoptar una dieta equilibrada y variada. La dieta debe tener una cantidad adecuada de frutas y verduras (5 piezas al día), a la vez que incluir alimentos bajos en calorías y en grasas. También es importante reducir el consumo de azúcar y la ingesta de sal.

  • Practicar actividad física con regularidad. Hacer ejercicio no implica necesariamente apuntarse a una actividad deportiva, ya que montar en bici, caminar e incluso realizar alguna actividad laboral que requiera de nuestro esfuerzo físico bien pueden abrirnos camino a un estilo de vida activo.

  • El tabaco, lo más lejos posible. También debe limitarse el consumo de bebidas alcohólicas.

  • Vivir distendidamente y con el ánimo en alto es parte de “la vacuna” contra el infarto. Aunque nuestras vidas suelen estar marcadas por situaciones estresantes, debemos hacer todo lo posible para echar un cable a tierra.
Lejos de alarmarnos por la posibilidad de sufrir esta enfermedad, debemos prestar atención al aspecto positivo de los estudios comentados: la gran mayoría de los infartos pueden prevenirse, porque los factores que los provocan están relacionados sobre todo con el estilo de vida que adoptamos y la carga genética tiene una importancia muy limitada.

El paso de la guardería al colegio (octubre 2017)


Los cambios en los niños son difíciles. Tienen miedo a lo desconocido y eso hace que busquen evitar esos cambios como el de la guardería al colegio.

Ya lo habías conseguido, ya no lloraba al dejarlo en la escuela infantil, adoraba ir, tenía un buen apego con su maestra y disfrutaba con sus compañeros de clase. Llegan los tres años y empieza la educación obligatoria en el colegio de los mayores. Otro cambio… Puede parecer fácil porque el niño ya estaba escolarizado, pero no siempre es así.
  • Todo cambio en las rutinas del niño significa un mundo para él: conocer nuevos compañeros, profesores e institución.
  • La guardería es un entorno más familiar, con menos niños y con muchas concesiones, si lo comparamos con un colegio.
  • Algunos niños pueden sufrir con el cambio, tener miedo, estar más ansiosos o hacer pequeños retrocesos. Es normal, es su manera de manifestar que la adaptación no les está resultando fácil. Debemos empatizar con ellos, ponerles palabras a lo que sienten, aceptar y validar sus sentimientos y acompañarlos en el proceso.
Muchos niños verbalizan que no quieren ir al colegio, que no les gusta o que añoran su guardería. En otros, en cambio, parece que todo “va bien” porque no dicen nada o no lloran al entrar en el colegio pero podemos observar cambios que nos pueden alertar de que todo no va tan fluido como parece.

Las manifestaciones físicas más habituales que nos muestran que el proceso de adaptación está siendo difícil para el niño son:
  • Llanto al dejarlo o durante el día sin motivo
  • Irritabilidad
  • Dificultad para dormir
  • Conductas regresivas: hacerse pipí, por ejemplo
  • Agresividad en casa
  • Enfermedades psicosomáticas: dolores de barriga, de cabeza… sin motivo aparente
Varias son las actuaciones que podemos llevar a cabo:
  • Hablar con él antes de ir al colegio, anticiparle los cambios, ir a ver el edificio y ser muy positivo en todo lo que se va a encontrar allí.
  • Si hay dificultades de adaptación y el niño no sabe expresarlo, poner palabras a lo que le pasa, leer algún cuento con la temática del inicio del colegio, dibujar lo que siente.
  • Validar siempre las emociones del niño, no minimizarlas… Para él son muy importantes.
  • Felicitarle por los pequeños logros de ser un “niño mayor”. Y demuestra alegría y entusiasmo por sus progresos.
  • Comprar juntos el material escolar, el uniforme o la mochila.
  • Escoger actividades extraescolares, si las hubiera, que le gusten y motiven.
  • Al dejarlo en el colegio evita ser dramático. Muéstrate seguro y optimista.
  • Hablar con la maestra sobre tus dudas e inquietudes.
  • Podemos dejar que nuestro hijo lleve un objeto o juguete de apego que le mantenga “conectado” con su hogar.

Tras el verano, ejercicios para perder peso (septiembre 2017)


Tras un largo verano retomamos nuestras rutinas, con el propósito de un retorno a los buenos hábitos.

Deberíamos perder peso porque la obesidad es un problema de salud importante, para ello tenemos que combinar una dieta con ejercicios adecuados para perder peso.
España es el primer país de Europa en cuanto a sedentarismo se refiere, y el octavo país más inactivo de la Europa de los 28.

Aunque es cierto que las cifras van mejorando con el paso de los años, éstas no son suficientemente buenas y ello se ve también en los casos de obesidad actuales: el 39,3 % de los españoles adultos sufren sobrepeso y el 21, 6% obesidad, por lo que más de la mitad de la población (60,9%), según datos del Estudio Nutricional de la Población Española, tiene valores por encima de lo que sería un peso adecuado. Si nos fijamos en la población infantil, las cifras tampoco son muy positivas ya que el 26% de los niños y un 24% de las niñas tienen sobrepeso en toda España.

Los factores que intervienen en el peso son múltiples, pero se sabe que hay dos que son esenciales para controlar e incluso llegar a mejorar las cifras: dieta y ejercicios para perder peso. Se puede hacer únicamente dieta o solamente ejercicio para influir en el peso, pero si se consigue combinar ambos factores los resultados siempre serán mejores.

En cuanto a ejercicio se refiere las posibilidades son diversas, pero es imprescindible a la hora de escoger el tipo de actividad a realizar que exista una predisposición y una atracción por ella. Siempre resulta complicado empezar una actividad física porque, en general, va asociado a un cambio de hábitos. Si además hay que hacer un tipo de ejercicio que es poco atractivo, por no decir nada, el fracaso está “a la vuelta de la esquina”. Así pues, antes de iniciarse hay que valorar las diferentes posibilidades.

El tipo de ejercicios para perder peso más adecuados serán los que tienen un componente aeróbico ya que serán actividades que permitirán consumir grasas, una de las prioridades para quien quiere perder peso. Es importante destacar que el ejercicio aeróbico también tiene otros beneficios, a nivel de salud cardiovascular o metabólica. En muchas ocasiones, la persona que quiere perder peso tiene asociadas otras patologías como pueden ser problemas de control de glicemia (azúcar en sangre) o de tensión. Con una rutina de ejercicios para perder peso, estos valores también pueden mejorar.

Las opciones van desde deportes como el tenis, ciclismo, natación, hasta bailar, correr o andar. Sea cual sea la elección, debe hacerse de manera progresiva, aumentando intensidad y tiempo. La duración puede situarse entre 30-60’ por sesión siendo estas practicadas entre 5-7 días a a la semana. En general, se aconseja situar la frecuencia cardiaca entre el 50-75% de la frecuencia cardiaca máxima.

Además del ejercicio aeróbico, es importante incluir en la rutina de ejercicios para perder peso rutina de fuerza ya que el 25% de peso que se pierde con dietas hipocalóricas suele ser masa magra y, por tanto, es básico mantener la masa muscular. Dos o tres sesiones semanales en las que se trabajen grandes grupos musculares sería suficiente y de la misma manera que en los ejercicios aeróbicos se aconseja que la evolución sea progresiva. En este caso, esa precaución debe también ser parte de la rutina de ejercicios para perder peso.

El agua de coco (agosto 2017)


El agua de coco es apreciada en la tradición Ayurvédica desde hace más de 4000 años, considerada como una fuente de nutrición, bienestar y belleza.

El agua de coco se ha convertido en la bebida favorita de las personas que practican yoga, deportistas, y aquellos que buscan una forma natural y nutritiva de mantenerse hidratados durante todo el año. También puede consumirse combinada en batidos, junto con su bebida favorita o como parte de salsas.

El Agua de Coco virgen tiene un alto contenido de electrolitos que nos ayudan a hidratarnos de forma natural.

Se utiliza el agua fresca filtrada del coco joven, o coco verde (Coco lucífera). A los 6 meses aproximadamente, cuando el coco se encuentra en su punto justo de madurez, antes de desarrollar nada de su carne blanca, es el momento preciso en el que el agua de su interior alcanza su punto álgido de nutrientes y electrolitos esenciales: potasio, calcio, sodio, fósforo y magnesio. 

Si es natural no debe contener azucares añadidos, agua o conservantes.

Denominada "El líquido de la vida" el agua de coco contiene un perfil electrolítico casi idéntico al cuerpo humano (con cinco electrolitos esenciales: potasio, calcio, sodio, fósforo y magnesio. El agua de coco ha sido reverenciada como una fuente de nutrición, bienestar y belleza.

Es un producto ideal para todas las edades, desde niños a ancianos, y para cualquier época del año.

Es una bebida magnífica para cualquier programa de detoxificación (en este sentido es muy interesante un estudio realizado por el Dr Friedrich de la Universidad de Freiburg/Germany: Detoxificación del mercurio con agua de coco) o de control de peso.

Útil como ayuda en los trastornos digestivos, como ayuda natural para la belleza, para aliviar calambresrehidratarnutrir y reparar de forma natural las células del cuerpo.

El agua de coco contiene 18 aminoácidos. Las bebidas deportivas no contienen ninguno.

Beneficios del agua de coco:

-Una excelente fuente nutricional para los niños.
-Ideal para la rehidratación.
-Contiene componentes orgánicos que promueven el crecimiento. Es excelente para mejorar el alargamiento de los músculos y el crecimiento en general de los niños.
-Efectos de enfriamiento en el cuerpo (inverso a la agravación pitta en el sistema Ayurvédico de medicina).
-La aplicación tópica en el cuerpo ayuda a suavizar la piel e incluso a prevenir erupciones cutáneas.
-La presencia en el agua de coco de sodio y albúmina la convierte en una bebida beneficiosa en casos de cólera.
-Ayuda a calmar las infecciones del tracto urinario.
-Es un tónico excelente para todas las edades.
-Efectivo para ayudar a aliviar el dolor de riñones y de la litiasis uretral. Ayuda a combatir nanobacterias y a evitar calcificaciones en riñones y uréteres.

El picante. (julio 2017)


La capsaicina es el componente responsable de la sensación picante de los pimientos de la familia Capsicum, como la guindilla o el chile. Este compuesto estimula los receptores sensoriales de dolor en la boca, provocando la consiguiente liberación de endorfinas destinadas a neutralizarlo, y apareciendo entonces cierta sensación de placer y euforia.

Este puede ser el motivo por el que a muchas personas les guste tanto el picante. Al margen de la sensación de ardor y picor, la capsaicina tiene ciertas propiedades, unas buenas y otras no tanto.

  • Favorece la conservación de los alimentos. Desde la antigüedad se ha utilizado el picante para conservar los alimentos, así como para encubrir el sabor de alimentos que no estaban en muy buen estado. A la capsaicina se le atribuyen, en cierta medida, propiedades anti-microbianas y anti-fúngicas, inhibiendo el desarrollo de determinados patógenos. Además se sabe que la capsaicina tiene efecto antioxidante y puede evitar la oxidación de algunas grasas de los alimentos y favorecer su conservación.
  • Estimula las secreciones digestivas favoreciendo el proceso de la digestión. Eso sí, todo depende de la cantidad, pues una ingesta excesiva es muy probable que produzca alteraciones bioquímicas y dañe la mucosa gástrica. Por otro lado, no se recomienda su consumo en aquellas personas que ya presenten gastritis o úlcera de estómago, por ser un irritante de la mucosa del estómago.
  • La capsaicina tiene el efecto de reducir la transmisión del impulso nervioso de dolor. Es una herramienta muy útil para ayudar a inhibir el dolor en personas experimentan dolor crónico intenso debido a un nervio dañado. Se utiliza en forma de pomada o parches, como medicamento analgésico de uso tópico, aunque la exposición prolongada puede producir sensación de quemazón cutánea.
  • Modifica la sensación gustativa. Esto es debido a su acción sobre los canales de potasio de las papilas gustativas.
  • Tiene efecto termogénico. La capsaicina aumenta la temperatura corporal, y algunos estudios también sugieren que aumenta el gasto energético. Pero no por ello se debe afirmar con rotundidad que ayuda a reducir peso corporal.
  • Puede ayudar a reducir el uso de sal en la dieta. El picante otorga tal intensidad al plato que no crea la necesidad de añadir otros condimentos como la sal. Con moderación, puede ser una buena alternativa para aquellas personas que han de seguir una dieta pobre en sal.
Al igual que otros compuestos presentes en los vegetales, capsaicina, el picante de la guindilla, se sigue estudiando en la actualidad, para encontrar posibles efectos beneficiosos en el tratamiento de  determinadas enfermedades humanas, pero aún queda mucho por descubrir.


El aire que respiramos en el trabajo (junio 2017)


En el ámbito de las condiciones de trabajo cobra cada vez mayor importancia la calidad del aire en oficinas y servicios generales. Los síntomas que presentan los afectados no suele ser severos pero se traducen en una situación general de incomodidad que puede conllevar una disminución del rendimiento laboral.

Los ambientes que no disponen de ventilación natural y que están cerrados para conseguir un mayor rendimiento del sistema de aire acondicionado, pueden ser áreas de exposición a contaminantes, aunque los niveles detectados suelen ser muy inferiores a los límites permisibles de exposición para ambientes industriales.

La calidad del aire en el interior de un edificio se determina en función de una serie de parámetros que incluyen la calidad del aire exterior, la compartimentación, el diseño del sistema de aire acondicionado, las condiciones en que este sistema trabaja y se revisa y la presencia de fuentes contaminantes y su magnitud.

Los contaminantes presentes en el aire ambiente suelen penetrar en el organismo por inhalación y por tanto afectan inicialmente al aparato respiratorio y también a las mucosas orales, los ojos y la piel. Suelen causar síntomas como dolor de cabeza, mareos, náuseas, fatiga, piel seca, irritación de ojos, congestión de senos nasales, rinitis y tos.

Los principales contaminantes que se pueden detectar son:

Productos de combustión: dióxido de carbono, monóxido de carbono, humo de tabaco.
Materiales de construcción: fibras de vidrio, asbestos, disolventes
Productos de consumo: pinturas, barnices, plásticos, colas, fibras textiles, empapelado de la pared, pesticidas, productos de limpieza, cosméticos.
Agentes biológicos: gérmenes, antígenos, toxinas.

Otro factor altamente relevante con respecto a la calidad del aire es el confort térmico y la ventilación.

El confort térmico depende del equilibrio entre la actividad física el atuendo, la humedad relativa, la temperatura y la velocidad del aire.

El margen de estos parámetros es estrecho, por lo que pequeñas variaciones en ellos pueden desencadenar quejas y malestares, teniendo en cuenta la susceptibilidad de cada persona.
Se considera que el suministro de aire debería renovarse entre 6 y 10 veces por hora, debe circular entre 15 y 45 metros por segundo, a una temperatura entre 17ºC y 22ºC en trabajos sedentarios y con una humedad relativa del 40-60%.

Una ventilación adecuada y una temperatura ajustada al trabajo realizado y al espacio que se debe ventilar impedirán que las personas trabajen incómodas y que esto afecte a su rendimiento laboral.

Las proteínas vegetales en la dieta (mayo 2017)


En general, las proteínas se suelen asociar a alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos o los lácteos. Pero también podemos obtenerlas del mundo vegetal.

Necesitamos proteínas en nuestra dieta habitual para mantener un buen estado de salud ya que, entre otras muchas funciones, forman parte de múltiples estructuras corporales (tendones, la piel, uñas, ligamentos, etc…), procesos metabólicos y reguladores (enzimas, hormonas).

Las proteínas están formadas por aminoácidos, algunos de ellos esenciales, que nuestro organismo no puede sintetizar, y ha de adquirir a través de la dieta.

Las de alto valor biológico contienen todos los aminoácidos esenciales y en proporciones apropiadas, y las encontramos principalmente en alimentos de origen animal.

Las de bajo valor biológico contienen menor cantidad de aminoácidos esenciales, y es por ello que tienen “aminoácidos limitantes”, que suelen ser distintos dependiendo del alimento. Por ejemplo, los cereales tienen bajo contenido en lisina y treonina, y las legumbres en metionina y cisteína, siendo recomendable la combinación de distintas fuentes vegetales para garantizar el aporte de todos los aminoácidos esenciales.

Menús veganos ricos en proteínas 

En el marco de la alimentación vegana es conveniente combinar adecuadamente las diferentes fuentes proteína de origen vegetal: legumbres, cereales, frutos secos y semillas. Elaborar platos heterogéneos en los que se mezclen varios de estos grupos de alimentos favorece la calidad del aporte proteico de la dieta diaria.

Por ejemplo:
  • Legumbres + cereales + semillas = Garbanzos con arroz y espinacas salteadas con semillas de sésamo
  • Legumbres + cereales + frutos secos = Salteado de lentejas con arroz y picada de almendras
  • Legumbres + frutos secos  = Ensalada de alubias con nueces
Otras fuentes de proteína vegetal:

Quinoa: es un pseudocereal porque, aunque a nivel botánico no es una gramínea como los cereales, a nivel nutricional es muy similar. Dependiendo de la variedad, contiene entre un 13 y un 20% de proteínas, y tiene mayor calidad proteica que otros alimentos del reino vegetal, aunque la biodisponibilidad de los aminoácidos de la proteína de la quinoa disminuye cuando el grano es sometido al calor y lavado para quitarle su sabor amargo.

Ejemplo de plato: ensalada quinoa con lentejas y verduras.

Mijo: es un cereal que en España se consume de forma ocasional, e incluso es un gran desconocido para mucha gente. El segundo nutriente mayoritario en el mijo es la proteína, que representa entre un 11-13% de su peso. Pero como tiene un aminoácido limitante es mejor combinarlos con legumbres. Con él podemos elaborar sopas, salteados con verduras o guisos.
Ejemplo de plato: sopa de mijo con garbanzos y verduras.

Seitán: proteína vegetal del gluten del trigo y originaria de Japón. Es muy rica en proteínas y tiene un bajo contenido en grasas (2%). Puede cocinarse igual que la carne, y combinada con legumbres mejora la calidad proteica del plato.

Un ejemplo de plato: garbanzos con salsa de tomate y seitán.

Soja y derivados:
  • Edamame: son las vainas de la soja y se suelen tomar al vapor como aperitivo.
  • Bebida de soja. Se suele tomar como sustituto de la leche.
  • Tofu: se obtiene a partir de la bebida de soja cuajada con sales de calcio y magnesio. Se puede tomar a la plancha con verduras al horno, o bien en sopas, guisados. Para completar el aporte proteico combinar con cereales, guisantes, legumbres, semillas y/o frutos secos.Un ejemplo de plato: ensalada de alubias con tofu, tomates cherry, pimiento rojo, cebolla, nueces y olivas.
  • Tempeh: surge de la cocción y posterior fermentación del grano de soja. Se puede tomar de la misma manera que el tofu. También se puede tomar en forma de hamburguesa.Un ejemplo de plato: ensalada de tempeh con semillas de sésamo y nueces.
  • Natto: granos de soja fermentada. Su textura recuerda a la del queso fermentado. Se suele comer acompañando al arroz o para dar aroma a los vegetales.Un ejemplo de plato: natto salteado con arroz y verduras.
Por otro lado, podemos enriquecer y completar los platos añadiendo alguna crema o salsa elaborada con legumbres o semillas, como:
  • Humus: pasta hecha a partir de garbanzos.
  • Miso: pasta de granos de soja fermentada. En su elaboración, se le pueden añadir arroz u otros cereales. Sirve como ingrediente para sopas, como condimento o para untar en pan. Un ejemplo de plato: sopa de miso con puerros y guisantes.
  • Gomasio: condimento obtenido a partir de la mezcla de granos de sésamo tostados. Se puede tomar en ensaladas, salteados de arroz con legumbres, entre otros.
  • Tahini: pasta hecha de semillas de sésamo. Usada para untar en pan o para dar sabor.

El jengibre (abril 2017)


Es una raíz con propiedades medicinalesde sabor intenso y perfumado.

Su nombre en latín es Zingiber officinale, y es originario de las zonas tropicales del sureste asiático.

Hay muchas maneras de utilizar el jengibre. En los restaurantes japoneses el jengibre encurtido o gari se sirve acompañando los platos de sushi, para tomarlo entre platos de sushi elaborados con diferentes tipos de pescado, con la intención de disociar el sabor entre uno y otro. Lo podemos encontrar fresco (raíz), pero también en otras muchas formas que permiten un amplio espectro de consumo.

Así mismo, se puede tomar en infusión o molido, como especia, aromatizando multitud de platos, o como ingrediente en pasteles, bizcochos o galletas.

Son muy populares las bebidas de zumos naturales, en las que se mezcla con frutas u hortalizas, así como las bebidas refrescantes con sabor a jengibre. Y cada vez hay más adeptos al jengibre confitado y troceado como si fuera un pequeño snack o golosina para tomar entre horas. Por otro lado, el aceite esencial se suele utilizar en el sector cosmético y de perfumería.
El jengibre contiene un aceite esencial responsable de su peculiar sabor aromático. También tiene gingeroles y  sogaoles que le otorgan la propiedad de activar la sensación picante.

El jengibre ha sido utilizado como especia y planta medicinal desde la antigüedad. Se tomaba sobre todo como estimulante digestivo y carminativo (que ayuda a expulsar gases).

En la actualidad es habitual aconsejar extracto de jengibre como remedio preventivo frente a la sensación de náusea. (antiemético) y es útil tenerlo en cuenta cuando se va a realizar un viaje en el que cabe la posibilidad de marearse.

Por otro lado, a los gingeroles y a los sogaoles también se les atribuye efecto antioxidante y antiinflamatorio, entre otros.

El jengibre puede convertirse en nuestro mejor remedio en invierno, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, expectorantes y antitusivas, podemos hacer frente a cualquier tipo de dolencia respiratoria, ya sea catarro, gripe o un simple dolor de garganta.

También tiene propiedades antisépticas, ayudando a combatir posibles focos infecciosos.
Desde un punto de vista nutricional, el jengibre destaca por su contenido en hidratos de carbono (70%), aunque como se suele consumir en pequeñas cantidades, su contribución calórica es baja.

Entre sus micronutrientes, los más notorios son el fósforo, el calcio, el magnesio, y la vitamina C y la A. 

Caminar una buena manera de mantenernos en forma (marzo 2017)


Realizar una actividad física hace que el cuerpo funcione y esté activo. Con el deporte ejercitamos nuestro organismo para mantenerlo en buen estado físico.

El ejercicio físico tiene un impacto muy positivo, tanto en niños como en adultos, puesto que se suele practicar en ambientes saludables y al aire libre.

Hacer ejercicio de manera regular ayuda a prevenir enfermedades, a controlar el peso y el porcentaje de grasa corporal. Pero no solo eso, además, fortalece los huesos, mejora la capacidad de fatiga, evita el estrés y mejora el estado de ánimo.

Uno de los mejores ejercicios que existe, que se puede realizar a diario y que casi todo el mundo puede practicar es caminar. No solo es apropiado para perder peso, sino que evitamos muchas lesiones que otros ejercicios producen. Por ejemplo, los deportes de impacto pueden dañar las rodillas, caderas, y afectar a la columna vertebral.

Caminar es un ejercicio que se adapta a cualquier situación, no importa si estás de vacaciones, de viaje por trabajo o en qué zona vivas. Para empezar a moverte y andar, puedes tomar una ruta cualquiera.

Hay que tener en cuenta que, como todo ejercicio, debe hacerse de una forma determinada para obtener los resultados deseados y que puedas beneficiarte de todas sus ventajas:

-Es importante no dar zancadas muy grandes y que los pasos sean rápidos
-Mantener los hombros sueltos y relajados.
-La respiración debe ser abdominal, recuerda que andar es un ejercicio físico aeróbico y la respiración es muy importante. Llevar calzado y ropa adecuados.
-Caminar al menos durante 30 minutos al día.

Caminar es uno de los ejercicios más saludables para conseguir estar en forma y tener un cuerpo sano y equilibrado. Además te hará sentir bien dado que caminar  hace que tu cerebro libere endorfina y serotonina, las hormonas de la felicidad.

Puedes aprovechar tus caminatas para escuchar música y relajarte, es una forma de hacer la ruta más amena y placentera y hará que te olvides por un momento de los problemas.
Es muy importante que antes, durante y después del ejercicio te hidrates adecuadamente.

Nunca es tarde para empezar. Las personas que son sedentarias y comienzan a caminar de forma regular, rápidamente obtiene beneficios.

Imprescindible en la dieta del deportista:

Cuando termines de hacer ejercicio come algo ligero para no llegar a las comidas principales con demasiado apetito. Un tentempié con fruta o una tostada ligera con membrillo y frutos secos es ideal.

Evita los alimentos con alto contenido en grasa o azúcar, anularían el trabajo conseguido.
Después del ejercicio, para relajar los músculos y recuperarlos, toma frutos secos. Un complemento vitamínico puede ayudar a recuperarte.

En la comida o en la cena un buen menú debe incluir cereales o legumbres, verduras y proteínas.

Beneficios para tu salud:

Disminuye el riesgo de glaucoma. Mejora la presión sanguínea. Disminuye niveles de lípidos. Estimula la circulación sanguínea. Favorece el drenaje y la eliminación de toxinas. Oxigena el organismo. Relaja y libera tensiones. Fortalece los huesos y ayuda aprevenir la osteoporosis. Activa la masa muscular. Acelera el metabolismo para ayudar a equilibrar nuestro peso.

Menopausia: actitud positiva y vida sana, la mejor receta (febrero 2017)


Con la llegada de la menopausia se producen unos cambios hormonales en el organismo femenino que pueden afectar al estado de ánimo. La actitud es esencial para que no afecte a tu vida ni a la de los que te rodean.

Al cesar la ovulación, también lo hace la producción de hormonas sexuales en los ovarios y los tejidos requieren cierto tiempo para ajustarse al nuevo equilibrio hormonal. Los síntomas que se producen durante la menopausia pueden perdurar durante meses e incluso años pero en cualquier caso, y mientras dure, mantener una salud óptima es la mejor receta para llevar una vida productiva al máximo.

A los problemas hormonales de esta etapa hay que añadir las dificultades del momento. Se producen cambios importantes, porque los hijos empiezan a formar su propia familia y la vida, de repente, puede parecer vacía. Aparecen nuevas preocupaciones y puede resultar difícil afrontar las situaciones.

La mejor receta es procurar mantenerse ocupada y disfrutar con las actividades del día a día e incluso decidirse a realizar aquellas que teníamos aparcadas: lectura, música, jardinería, clases interesantes, aprender otro idioma,ejercicio… Si conseguimos mantener una actitud positiva que nos ayude a sentirnos activas y plenas, las molestias serán mucho menores y podremos llevar esta etapa de una forma más equilibrada y feliz. Sin olvidar que un estilo de vida sano es fundamental, no sólo ahora, sino en cualquier etapa: dieta completa y equilibrada, ejercicio físico regular y moderado, estrés bajo control, relaciones sanas, limitar los tóxicos (tabaco, alcohol…).
Aunque la menopausia es un proceso natural del organismo, si es necesario, la medicina integrativa puede aportar soluciones terapéuticas que ayuden a sobrellevarla. 

Cocina ligera para empezar el año (enero 2017)


Enero es un mes de punto de partida. Después de las fiestas toca volver a nuestra cotidianidad y con ella podemos restablecer unos hábitos alimentarios saludables. Y si hemos puesto unos kilos de más, mejor no retrasar la vuelta al peso anterior a las fiestas. Las comidas y las cenas son, normalmente, las que mayor aporte calórico tienen, por tanto vamos a intentar escoger cocciones que no necesiten gran cantidad de grasa (aceite), y si además no alteran excesivamente la riqueza nutricional del alimento, mucho mejor. Cocinar al vapor, a la plancha, al horno o en papillote son buenas opciones.

Cocina al vapor – cocina suave

A diferencia del hervido, con la cocina al vapor se preservan mejor las cualidades nutricionales y organolépticas del alimento. Aunque sólo necesitamos una cesta de vapor colocada en una olla que contenga agua en ebullición, en el mercado disponemos de gran variedad de “vaporeras”, muchas de ellas eléctricas, que permiten mayor control del tiempo de cocción y la posibilidad de cocinar varios alimentos a la vez. El alimento queda con una textura entre crujiente y tierna, con una apariencia más atractiva que el hervido. Además, cocinar al vapor no necesita grasa adicional, sólo la que queramos añadir una vez tengamos el alimento en el plato. Este tipo de cocción vamos a poder aplicarlo a verduras, carnes y pescados, como por ejemplo: alcachofas al vapor con vinagreta, salmón con limón, mejillones o almejas, lubina al vapor con patata, brochetas de pollo con verduras, etc.

Cocina a la plancha – cocina rápida

Es una técnica culinaria muy sencilla y rápida que tampoco requiere añadir aceite, aunque en muchas ocasiones se agregan unas gotas a la sartén para aportar un punto de palatabilidad. A la plancha los alimentos mantienen en gran medida su valor nutricional, y adquieren un sabor característico que gusta a casi toso el mundo. Además, la plancha admite aderezos con todo tipo de condimentos, que de forma rápida se pueden añadir para aromatizar el alimento. Después de un largo día de trabajo, cenar algo a la plancha es una buena opción si queremos comer algo rápido sin renunciar a una dieta saludable. Eso sí, hemos de evitar quemar los alimentos, pues en las zonas carbonizadas se han formado sustancias consideradas nocivas para el organismo.  A la plancha podemos hacer casi todo tipo de verduras, carnes y pescados.

Cocina al horno – cocina sabrosa

Cocinar al horno es muy cómodo, pues al tiempo que elaboramos una deliciosa receta, nos permite hacer otras cosas mientras se cuece. En el horno la cocción del alimento se efectúa a través de calor seco, y mantiene en gran medida su sabor original y valor nutricional. Aunque se puede cocinar al horno sin necesidad de añadir grasa, para que el alimento quede más jugoso se suele añadir algo de aceite u otra grasa, pero esto no impide que podamos controlar la cantidad, e incorporar otros ingredientes que aporten sabor como especias y verduras. La cocina al horno a parte de limpia, proporciona cierto grado de homogeneidad a la cocción y permite elaborar platos muy sabrosos y apreciados por los paladares más exigentes. Al horno, además de carnes y pescados, podemos cocinar pan, verduras, frutas…

Cocina en papillote  cocina jugosa

Permite cocer los alimentos en su jugo, con su propio vapor de agua. Para ello, se envuelve el alimento generalmente en papel de aluminio y se introduce en el horno para someterlo a una cocción no muy larga. También podemos utilizar otros papeles aptos para horno, como el de estraza, aunque hoy en día existen recipientes de silicona especiales para cocinar en papillote. El alimento preserva su sabor y aroma, así como la mayor parte de su contenido nutricional. Aunque en las recetas originales se incluye mantequilla, se trata de una cocción que no precisa mucha grasa, y se puede utilizar con muy poco aceite. En papillote se suelen cocer las verduras, pescados y carnes blancas fileteadas.

El zumo de granada (diciembre 2016)


La granada es rica en antioxidantes y vitaminas, además por su poder antiinflamatorio es aconsejable tomarlo después de entrenar. Un buen vaso de zumo de granada es perfecto, podermos alternarlo con el zumo de naranja de por las mañanas o con la fruta de la tarde.

Hace unas semanas que es época de granadas y a los que nos encanta esta fruta estamos de enhorabuena. Además de tener un sabor muy agradable tiene muchísimo beneficios, sobre todo para los deportistas. Como cualquier fruta, la granada tiene vitaminas y minerales, pero tiene más nutrientes que la hacen especial.

El color característico de la granada es el rojo, y eso sólo puede significar una cosa, que es rica en antioxidantes. Además sólo tiene 61 kcal por cada 100 gramos, perfecto si queremos hidratarnos con su zumo o mezclarlo con pan para hacer tostadas.

Tampoco le falta fibra, eso sí, al tomarla en zumo debemos de añadirle la parte de la pulpa que se queda en el exprimidor, sino estaremos desechando la fibra. Si el zumo os resulta un poco amargo un toque de azúcar será perfecto.

Y al igual que las cerezas, la granada tiene propiedades antiinflamatorias, lo que estaría también aconsejado para tomar después de un entrenamiento intenso donde hemos destruido fibras musculares y hemos dejado al músculo hincha

Hacer zumo de granada puede resultar laborioso, sobre todo si tenemos que sacar grano a grano para luego extraer su jugo. Puedes hacerlo de varias formas: extraer los granos e introducirlos en la licuadora, o con una opción mucho más sencilla, con el exprimidor clásico de naranja/limón. Para ello, solo tienes que lavar bien las granadas, cortarlas por la mitad y exprimirlas manualmente con el exprimidor. Es posible que algunas semillas se queden en el exprimidor, pero con esta técnica podrás conseguir un zumo sencillo y nutritivo para tomar cada mañana.

Alimentación: ¿soy lo que como? (noviembre 2016)


Para llevar una correcta alimentación debemos establecer un ritmo horario para nuestras comidas, evitando comer sin sentir hambre, por ansiedad, hacerlo distraído, leyendo o mirando la televisión.

¿Qué elegir para comer?

Nunca antes hubo tanta variedad de alimentos, pero muchas veces elegimos justo lo que menos nos convieneEn el momento de la elección, imaginemos qué pasaría si nos convirtiéramos en lo que comemos. Así quizás nos lo pensemos mejor antes de comer grasa.

¿Cómo comer?

Sintiendo el sabor. Al saborear, nuestro organismo prepara sus reflejos para una digestión óptima. El hecho de masticar completamente los alimentos también facilita la digestión. Además, al comer sin prisa, nuestro cuerpo se siente saciado antes, evitando comer más de lo necesario.

¿Para qué comer?

Comer para vivir, evitando el vivir para comer. Podemos promover así la alimentación solidaria, pues son muchos en el mundo los que sobreviven sin comer lo suficiente. ¿Y si ayudamos a que otros mejoren su alimentación con lo que ahorramos al comer lo saludablemente justo?

¿Cómo ahorrar comiendo?

Una dieta saludable te ahorra el tiempo y el dinero que deberías dedicar a las enfermedades y problemas que provoca una mala dieta. Cada día elegimos qué queremos comer, y las decisiones equivocadas pueden hipotecarnos la vida.

Plan de promoción de mi salud:

Estoy dispuesto a:
  • elegir cada día cuándo comer
  • optar por los alimentos que más benefician mi salud
  • sentir y saborear cada alimento
  • comer pensando en mi futuro, pero también en los demás.
Pensamiento positivo:
  • Una alimentación saludable me ayuda a tener un cuerpo más sano.
  • Aprender comiendo: elijo lo mejor para sentirme mejor.

Vuelta a la rutina, vuelta a la vida saludable (septiembre 2016)


Tras la vuelta de las vacaciones es hora de retomar las buenas costumbres y volver a nuestra rutina saludable: comer bien, hacer ejercicio, descansar y marcarnos objetivos para los próximos meses.

Cinco consejos para una alimentación saludable

En vacaciones solemos dejar de lado nuestros buenos hábitos alimenticios, descuidamos nuestra dieta y al final del verano solemos sentirnos ‘culpables’ e hinchados. Pero no debemos preocuparnos, lo mejor será retomar la rutina y volver a comer bien.

1.   Beber dos litros de agua al día. El agua es la mejor fuente de hidratación, aunque también podemos compatibilizarlo con zumos naturales a base de frutas y verduras, una buena forma de limpiar nuestro organismo de los excesos veraniegos.
2.   Consumir un mínimo de cinco piezas de fruta o verdura al día. Deja de lado las frituras, las tapas y vuelve a introducir la verdura hervida, cruda o a la plancha en la comida y en la cena.
3.   Si te has pasado con las cantidades, otra de las claves para recuperarnos es comer lo suficiente para no pasar hambre, pero sin terminar de saciarnos.
4.   Ya se acaba el verano, así que despídete de los helados, los postres y las patatas, todos ellos altos en grasas y calorías.
5.   Una buena opción para no caer en la tentación es planificar los menús semanales y llevar una lista de la compra saludable cuando vayamos al supermercado.

Cinco consejos para recuperar la forma física

Podemos afirmar que el 1 de septiembre se ha convertido en el nuevo 1 de diciembre. Al volver de vacaciones y pensar en los excesos del verano, nos planteamos un mes de septiembre lleno de buenos propósitos y eso hace que los gimnasios se llenen. Lo mejor será dibujar un planning para este primer mes que consiga que no abandonemos la actividad física el resto del año.

1.   Lo ideal será alternar diferentes actividades para probar todas y elegir con cuál nos sentimos más cómodos.
2.   No empieces con demasiado entusiasmo. Si los primeros días empezamos fuerte, al tercer día estaremos agotados, llenos de agujetas y con ganas de quedarnos en el sofá.  Además yendo poco a poco evitaremos lesiones y progresaremos cada semana.
3.   Si no disponéis de mucho tiempo estos días, se puede optar por una rutina de 7 minutos al día.
4.   El descanso es muy importante, casi tanto como el entrenamiento. Descansar bien después de cada entrenamiento nos asegura asimilarlo bien.
5.   Como los primeros días son clave para volver a reengancharte a la rutina, intenta entrenar acompañado, así te costará menos.

Cinco consejos para conseguir los propósitos saludables de septiembre

Como sucede después de Navidad, muchas veces nos planteamos objetivos que difícilmente se terminan cumpliendo. Somos impacientes y queremos que se cumplan ya. La realidad es que los hábitos se convierten en hábitos cuando llevamos al menos 21 días siguiéndolos.

1.   Plantéate objetivos fácilmente alcanzables: si nos planteamos retos complicados, puede que nos desesperemos al ver que no los conseguimos o que vamos a tardar mucho. Si tienes en mente perder 4 kilos, plantéate perder 1 en dos semanas, un objetivo más sencillo de cumplir y que veremos como en dos meses ya hemos cumplido.
2.   Coge una libreta y apunta los objetivos que quieres cumplir, por orden de importancia. A su vez, ve anotando el progreso y así la motivación para seguir será mayor.
3.   Si tu objetivo es empezar a hacer deporte o seguir una dieta, no lo hagas solo, busca a alguien para que hacerlo en compañía. Es mucho más fácil conseguir objetivos saludables si los hacemos en compañía.
4.   Existe un gran abanico de aplicaciones móviles para llevar una vida saludable. Tu Smartphone puede ayudarte a llevar una alimentación adecuada, a hacer un seguimiento de la actividad física que realizas e incluso un calendario de actividades o que te recuerde cuando tienes que beber agua.
5.   No te olvides de mejorar tu descanso. Si tenemos un buen descanso, tendremos más ganas de hacer deporte y de comer mejor.

¿Cuánto deben dormir los niños? (octubre 2016)


Cuántas horas debe dormir el bebé o el niño es un tema de constante preocupación en las familias. El sueño es una función fisiológica imprescindible que permite al organismo mantener su equilibrio físico y mental.
Beneficios del sueño
Restablecer los almacenes energéticos, restaurar el equilibrio del sistema nervioso central y favorecer los procesos vinculados al aprendizaje y memoria.
Cada bebé, niño y adulto es un mundo y suele tener sus propios ritmos de sueño. Lo que sí es cierto es que los bebés recién nacidos necesitan dormir más que los niños mayores. Las horas de descanso incluyen las siestas y el descanso nocturno. El tiempo ideal de sueño es aquel que nos permita realizar las actividades diarias con normalidad.
Que los niños duerman el máximo de horas seguidas durante la noche es uno de los hitos a conseguir porque favorece el desarrollo de los pequeños. Es bien conocido por los que visitamos niños que el sueño es el mejor antitérmico natural, porque restablece y recupera los sitemas defensivos.
Los recién nacidos se pasan la mayor parte del día durmiendo, los lactantes, debido a su inmadurez fisiológica y la necesidad frecuente de alimentarse, se despiertan por la noche para demandar alimento y contacto. Muchos estudios apuntan a que estos patrones de sueño son absolutamente normales hasta los 5 años. Eso sí, cada vez estos despertares son menos frecuentes y, la mayor parte de los niños, duermen de un tirón alrededor de los dos años.
Horas de sueño en función de la edad
La Academia Americana del Sueño ha estipulado las horas mínimas que debe dormir un niño desde que nace hasta que se convierte en adolescente: de 16 a ocho horas.
  • Nacimiento hasta los 4 meses: sin límite
  • Bebés los 4 meses hasta el primer año de vida: de entre 12 a 16 horas (incluyendo siestas)
  • Niños de 1 a 2 años: de 11 a 14 horas
  • Niños de 3 a 5 años: de 10 a 13 horas
  • Niños de 6 a 12 años: de 9 a 12 horas
  • Adolescentes: de 8 a 10 horas

Ventosaterapia (agosto 2016)


La utilización de las ventosas o ventosaterapia es una técnica más de la medicina tradicional china que se utiliza desde hace miles de años.

De actualidad y muy comentada con motivo de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro por los hematomas que lucía el nadador americano Michel Phelps. Este método conocido como “cupping” consiste en aplicar vacio en determinadas zonas de la piel con vasos de vidrio especiales. En algunos casos se produce el vacio por la aplicación de calor, o también por aspiración de la ventosas. En áreas específicas se puede aplicar masaje de vacío.

Como consecuencia de la terapia que  dura de 3 a 5 minutos se provoca una extravasación y aumento en la circulación sanguínea y de la actividad linfática de la zona tratada, con un aumento de la relajación. Todo ello contribuye a la recuperación de dolencias y mejoría del flujo sanguíneo.

Se utilizan para el tratamiento de contracturas y adherencias de fascias musculares, reducen el dolor y mejoran la movilidad.

Utilizadas a diario en nuestra consulta para ayudar a nuestros pacientes, cada vez son más los desportistas de élite que recurren a terapias naturales para mejorar su recuperación, sin efectos secundarios ni tóxicos para el organismo.

Año internacional de las legumbres (julio 2016)


Este es el año internacional de las legumbres, y aunque estamos en el siglo XXI cada día descubrimos nuevas características de este alimento.

Estas semillas son conocidas por ser una gran fuente de proteínas, vitaminas y minerales, y además son excelentes para ayudar a las personas que tienen niveles altos de azúcar en la sangre. Sus hidratos de carbono tienen un bajo índice glucémico, y además poseen un almidón resistente que no podemos digerir bien y se comporta de manera similar a como lo hacen las fibras solubles. Es por esto que las legumbres son un alimento ideal para ayudar a prevenir la DM2 (diabetes melitus tipo 2), para mejorar la absorción de calcio, cuidar la mucosa intestinal y ayudar a prevenir su inflamación.

Así que aprovecha que tenemos el calor para incluir en tu dieta las lentejas, garbanzos , judías y soja, sobre todo en ensaladas frías que es como aportan más almidón resistente.

Equilibra tu peso (abril 2016)


Para lograr el peso adecuado, debe seguir los consejos relacionados con los 4 pilares de la alcalinidad:

Hidratación: una de las consecuencias que acarrea la falta de hidratación es que el metabolismo se enlentece. Cuando esto sucede, nos resulta más difícil quemar el exceso de grasa. A esto se suma el hecho de que el cerebro apenas distingue entre el hambre y la sed, lo que provoca que comamos más de lo necesario.

El agua alcalina e ionizada ayuda a eliminar las toxinas que se hallan en el tejido graso. Cuando eliminamos las toxinas, el exceso de grasa desaparece.

Nutrición: Si nuestra alimentación y estilo de vida generan un exceso de acidez, la función depurativa se dificulta y, cuando esto sucede, el organismo almacena las toxinas en el tejido graso a modo de protección, para aislarlas hasta encontrarnos en disposición de eliminarlas.
La clorofila oxigena las células, revitaliza todo el sistema y ayuda a desintoxicar el organismo de forma suave y progresiva.

·         Remineralización: Cuando perdemos peso, nuestro nivel de acidificación aumenta, ya que las toxinas que antes estaban almacenadas en el tejido graso, pasan a circular libres por la sangre y esto conlleva, en la mayoría de los casos, algunos síntomas de desintoxicación como dolor de cabeza, sensación de fatiga y mareo, diarrea o estreñimiento.

Cuando nos remineralizamos adecuadamente, además de alcalinizarnos, evitamos este tipo de síntomas y favorecemos aún más la pérdida de peso de manera natural y sana.

·         Desintoxicación: Existen varias vías y formas de depurar el organismo. Una de ellas es el agua alcalina, que nos ayuda a desintoxicarnos y a oxigenar las células. El agua alcalina, ionizada y rica en minerales actúa como si fuese un “jabón” ayudando a limpiar los tejidos y órganos, eliminando ácidos y toxinas, favoreciendo, de este modo, la pérdida de peso.
La clorofila líquida es también una gran aliada para la desintoxicación de los órganos y la sangre, ya que ayuda a depurarlos de forma suave y natural, aportándoles mucho oxígeno.



Artículos


La importancia de enseñar a los niños a cuidarse. (junio 2018)

El “autocuidado” personal, físico y emocional, es uno de los pilares de nuestro bienestar. Debemos saber cómo incentivarlo en los niños desde temprana edad.
Enseñar a los niños a ser partícipes y conscientes de que deben cuidarse y fomentar la autonomía es algo sumamente importante para su felicidad y calidad de vida futura.
El autocuidado hace referencia al cuidado y cultivo de uno mismo en el sentido amplio de la palabra, basado en el autoconocimiento y teniendo en cuenta aspectos físicos y emocionales. Son todas las actividades que realizan los individuos para el mantenimiento de su propia vida, salud y bienestar.
Etimológicamente, “auto” viene del griego αὐτο que significa "propio" o "por uno mismo", y cuidado del latín cogitātus que significa "pensamiento". El autocuidado es, por tanto, una forma de cuidado a uno mismo.
Todas las personas tenemos la capacidad para cuidarnos y lo aprendemos a lo largo de nuestra vida, principalmente, mediante las relaciones interpersonales. Las prácticas de autocuidado se aprenden en el seno de la familia, la escuela y las amistades.
Las personas desarrollan prácticas de autocuidado que se transforman en hábitos y que contribuyen a su salud y bienestar. Todas estas actividades son actos racionales y voluntarios que repetimos muchas veces y se transforman en rutinas.
Si bien los niños no pueden proporcionarse a sí mismos un autocuidado absoluto, sí que pueden aprender pautas, imitar ejemplos e ir haciendo propias rutinas de autocuidado que les acompañarán toda la vida.
El autocuidado en el niño supone aprender ciertas conductas que se ponen en práctica sin la supervisión del adulto. Para ello, el autoconocimiento, los espacios de reflexión y escucha, junto con un ambiente seguro son claves para su desarrollo.
Promover el autocuidado en el niño puede favorecer los siguientes aspectos en su desarrollo:
  • Mejora del autoconocimiento y la autoestima.
  • Fomento de hábitos saludables.
  • Desarrollo emocional adecuado.
  • Prevención del abuso sexual.
Los adultos deben fomentar con sus palabras y conductas que cada niño es único y valioso, que merece ser querido y que es capaz de cuidar de sí mismo. Podemos estimular su cuidado personal con las siguientes estrategias:
  • Dar mayor autonomía al niño progresivamente en las tareas relacionadas con el cuidado personal:
    • Lavarse las manos antes de comer, cepillarse los dientes o bañarse. En algunas etapas, el adulto debe supervisar al menor para que realice bien las pautas de higiene y vele su por integridad física.
  • Enseñarles que su cuerpo es valioso y que sólo ellos pueden tocarlo y cuidarlo.
  • Enseñar los nombres correctos de las partes del cuerpo y explicar al niño la mejor manera de cuidarlas.
  • Evidenciar la sensación de bienestar que nos genera el autocuidado.
  • Disfrutar de las cosas saludables, como dar un paseo o tener una dieta equilibrada.
  • Destacar las cosas especiales y únicas que hay en cada niño.
  • Educar en una visión de la vida positiva, con agradecimiento y vitalista.
  • Ser ejemplo de relaciones afectivas familiares y amistosas sanas, con vínculos positivos.
  • Ayudar a detectar al niño las señales que nos da el cuerpo y la mente cuando éstas no están bien.
  • Tener un ambiente relajado en casa y de confianza que permita el diálogo entre padres e hijos.
  • Gozar de los momentos de ocio y descanso como parte de una vida sana.
  • Enseñar a elegir los alimentos más saludables a la hora de ir a comprar o en un menú de varias opciones.
  • Animar a los niños a hacer cosas que los hagan felices: arte, deporte, música, baile...
  • Saber decir “no” cuando es necesario y tener en cuenta que no siempre hemos de agradar a todo el mundo.
  • Crecer en valores humanos o morales sólidos ayuda a que el niño se ubique y tenga un marco de referencia claro para tomar decisiones.
Un niño que aprende a cuidar de sí mismo sabrá pedir ayuda cuando lo necesita, ya que será capaz de hacer una correcta evaluación de la situación vital en la que se encuentra, utilizando sus propios recursos y, cuando no son suficientes, buscando ayuda de los demás. Esto es fruto de una buena autoestima, que es la clave para reconocer, no sólo todo nuestro potencial, sino también nuestras limitaciones. En conclusión, serán niños que se frustrarán menos y canalizarán mejor los inevitables baches del camino.
Un niño al que se le ha educado en el autocuidado será capaz de evitar situaciones de riesgo para su integridad física o alejarse de personas que puedan hacerle daño.
El modelo de los hijos son los padres y, si queremos hijos que se cuiden, debemos practicar con el ejemplo. Si en nuestras rutinas no tenemos hábitos de autocuidado, estamos transmitiendo a nuestros hijos que es algo no importante para llevar una vida plena.
La anulación de las propias necesidades y ponerse en el último lugar es considerado un signo de una autoestima baja.
Cuidar nuestra salud, comer bien, hacer deporte, tener un espacio de cuidado personal o disfrutar de actividades de ocio es uno de los mensajes más poderosos que podemos dar a nuestros hijos. Disfrutar de la vida, verbalizar los momentos en los que lo pasamos genial, es transmitir emociones positivas que marcarán a fuego el autocuidado físico y emocional de nuestros hijos. 


¡La primavera , la sangre altera! (mayo 2018)

¡La primavera , la sangre altera! (mayo 2018)


Coloquialmente conocida como la “estación del amor” o por el refrán “la sangre altera”, el inicio de la estación primaveral nos hace estar más contentos, nos sentimos más positivos y con más energía. Contamos con más horas de sol, los días se alargan, todo ello conlleva que estemos más tiempo al aire libre. A primera vista parece que todo son aspectos positivos, pero esta estación también muestra su otra cara. Especialmente cuando hablamos del incremento de las alergias y el incómodo aunque necesario polen, del aumento de la fatiga con la llegada del calor o del efecto conocido como astenia primaveral, que sufrimos todos de una forma u otra. 
Pero, aunque conocemos sus consecuencias, aún existen varios interrogantes sin respuesta para la mayoría… ¿Es cierto que la primavera nos afecta de manera sustancial? ¿Sabemos cuidarnos y prepararnos para el inicio de esta estación? ¿Cómo podemos combatir los síntomas?.

¿Cómo nos afecta la llegada d ela primavera?
Por supuesto, no lo percibimos todos por igual. Por un lado, está la euforia primaveral que se produce cuando con el aumento de luz y de temperatura nuestro cerebro segrega una serie de hormonas y neurotransmisores. Todo ello, influye en nuestro estado de ánimo y hace que nos sintamos más felices, incluso el deseo sexual aumenta en primavera. Ese hecho no es solo un dicho, es una realidad con una base sólida ya que la vitamina D del sol interviene de forma directa en el estado de ánimo y en los niveles de testosterona.
Por otro lado, encontramos la faceta más negativa, esos efectos englobados bajo el concepto astenia primaveral. Ésta se considera un trastorno adaptativo y se debe básicamente a la coincidencia de una serie de factores ambientales que transcurren en primavera. La astenia, hará que más de la mitad de la población presente algunos de estos síntomas:

¿Repercute el cambio de hora por la llegada de la primavera en nuestras rutinas?
El cambio de hora llega varios días después del inicio de la primavera y le agradeceremos disfrutar aún más de las horas de luz solar. Pero también dormiremos una hora menos y cambiaremos el ritmo nocturno, lo que producirá un desajuste entre los ritmos internos y los ambientales. Algunas personas sufren pequeñas alteraciones, que son comunes durante la estación y que se superan en un corto periodo de tiempo, normalmente de entre tres y siete días. Esto sucede porque los órganos humanos segregan unas hormonas vinculadas con el sueño y la vigilia que influyen en nuestro organismo. Por ejemplo, la melatonina es una hormona que se libera entre las 2h y las 6h y que se encarga de nuestro reloj biológico entre otras funciones.

¿Es posible comatir la astenia primaveral derivada d ela llegada de la primavera?
No existe un tratamiento específico contra los síntomas de la astenia primaveral, aunque existen una serie de medidas que se pueden llevar a cabo para adaptarnos en un menor periodo de tiempo:
  • El ejercicio físico ayudará a liberar estrés y por tanto a la conciliación del sueño, un factor esencial para la liberación de melatonina.
  • Otro aspecto que mejorará la transición de estación es llevar una dieta saludable comiendo fruta, verdura fresca y disminuyendo la ingesta de alimentos hipercalóricos. La hidratación siempre es muy importante pero especialmente durante las estaciones más cálidas.
  • Por último, no es aconsejable auto medicarse con vitaminas, con una nutrición adecuada el cuerpo ya estará abastecido y la ingesta extra hará que tengamos un exceso innecesario.

Proteger la piel ante la llegada d ela primavera.
Con el fin del invierno nuestra piel se queda más seca y debe volver a acostumbrarse a los días largos y a temperaturas altas. La llegada del buen tiempo invita a exponernos al sol, aunque la intensidad sea menor que en verano, pero no por eso hay que olvidar su cuidado. Es beneficioso para la piel usar protección diaria, un factor 15-30 para el cuerpo sería suficiente aumentando a 50 en la zona facial. A la hora de broncearnos debemos ser cuidadosos y hacerlo paulatinamente para evitar quemar nuestra piel y dejarle un proceso de adaptación a la exposición al sol. Las frutas y verduras también ayudan a conseguir un bronceado más dorado gracias a sus propiedades.
Y si a pesar de esto persisten los síntomas, desde la medicina integrativa se aporta una visión global para dar un tratamiento personalizado a cada paciente.

El intestino, "el segundo cerebro" (abril 2018)

El intestino, "el segundo cerebro" (abril 2018)

La ciencia tiene cada vez más en cuenta el conjunto de las bacterias del intestino, que llamados microbioma, cada vez hay más conciencia del papel importantísimo que juega en la salud, que supera con mucho el de una buena digestión. Repasamos a continuación los últimos descubrimientos.
Tenemos más bacterias que células. En el intestino viven más o menos 100.000.000.000.000 (cien billones) de bacterias. Es como decir 10 veces más que el total de células del cuerpo humano. Si se pesaran las bacterias intestinales, la báscula subiría hasta un kilo y medio.
El intestino realiza muchas funciones. Entre las bacterias del intestino hay unas mejores que otras. La clave para tener una salud óptima es mantener el equilibrio con una alta diversidad de "bacterias buenas". Un microbioma equilibrado juega un papel muy importante no sólo en la digestión, sino en la regulación del apetito, el metabolismo, el sistema autoinmune, el comportamiento y la salud mental, el desarrollo de los huesos y la salud cardíaca.
La salud del intestino es fundamental.  La diversidad del microbioma se ve influida por varios factores: el parto (si fue natural o cesárea), el entorno, el estrés, la dieta y la medicación. Se acepta comúnmente que cada ser humano tiene un microbioma único en cuanto a diversidad. Cada vez que comemos algo, que salimos de casa, que nos damos un beso o seguimos un tratamiento farmacológico (fundamentalmente de antibióticos), afectamos la composición del microbioma.
Cuando nacemos comienza todo. El microbioma se empieza a formar durante el parto, momento en que, al pasar el recién nacido por la vagina, la madre le transmite millones de bacterias. Los niños que nacen por cesárea, en cambio, toman las bacterias de las manos de los médicos, enfermeras y de su entorno inmediato. La experiencia dice que estos niños tienen más asma, más al alergias y más problemas de piel. Cada vez se relaciona más la cesárea con las diferencias de microbioma que hay con los nacidos por parto vaginal, que tienen un microbioma más diverso.
 No debemos obsesionarnos con la higiene. La palabra microbios siempre ha querido definir algo malo. No había "microbios buenos" y, por supuesto, las bacterias eran perjudiciales, causantes de enfermedades.  Y  siempre los hemos combatido con exceso de limpieza y desinfectantes, por no hablar del abuso de los antibióticos. La "hipótesis de la higiene", aquello de "cuanto más gérmenes eliminamos, mejor", ha provocado que hayamos eliminado también muchos tipos de bacterias necesarias para el equilibrio del microbioma. Esto podría tener una consecuencia negativa sobre la salud, sobre todo para el sistema autoinmune.
Es necesario cuidar las bacterias buenas. Hay más factores que influyen en el desequilibrio del microbioma. Por ejemplo, el estrés, las infecciones, el alcohol y las dietas ricas en hidratos muy refinados, el azúcar, la comida basura y los nutrientes con poca fibra. Todos condicionarán el crecimiento de "bacterias intestinales buenas".
La diversidad del microbioma pide combustible. Los probióticos son bacterias que contribuyen al equilibrio del microbioma, y ​​solucionan posibles carencias de bacterias buenas. Hay en cápsulas o en determinados alimentos fermentados, como el yogur, el chucrut, el kimchi, el miso y el kéfir. Parece que es especialmente importante reponer estas bacterias después de tratamientos con antibióticos.
Los prebióticos (un tipo de fibra alimentaria) cuidan de las bacterias buenas del intestino, alimentándolos, y están presentes en alimentos como la cebolla o el ajo, ciertas verduras (brócoli, col, coliflor), lentejas y judías verdes . Una dieta a base de fruta y verduras es muy beneficiosa para alimentar un microbioma sano.
Los nutrientes se descomponen y absorben en el intestino.  No habría digestión sin el intestino; sin él no podríamos extraer de los alimentos los nutrientes necesarios para mantenernos con vida. Muchas vitaminas también se sintetizan en el intestino, especialmente las del grupo B y K. Otras bacterias producen butirato, que proporciona energía al colon y que es fundamental para el tracto digestivo.
 El intestino es la base fundmental del sistema autoinmune. El intestino está revestido de mucosas con un tejido asociado que se conoce como GALT (Gut-Associated Lymphoid Tissue, o tejido linfoide asociado a las mucosas), y que está lleno de formaciones de células inmunes que son la primera línea de defensa contra microbios perjudiciales, la absorción de los cuales se encargan de frenar por medio de las paredes intestinales. Cada vez se da más importancia al papel del microbioma en el funcionamiento correcto del GALT. También se sabe que hay que tener suficientes reservas de bacterias buenas que mantengan a raya las malas.
Se considera que el intestino es el "SEGUNDO CEREBRO". Y está muy íntimamente ligado al primer cerebro. Las bacterias del intestino producen compuestos neuroquímicos que el cerebro utiliza para la memoria, el aprendizaje y el comportamiento. Además,  el 80% de la serotonina, dopamina, y melatonina, son  sintetizadas en el intestino por las bacterias correspondientes. Cobra cada vez más forma la idea de que modificar las bacterias intestinales podría conllevar mayores niveles de ansiedad y depresión.

Grasas saludable (marzo 2018)

Grasas Saludables (marzo 2018)
Muchos pacientes nos comentan que han dejado de tomar GRASAS.
Parece que ahora todo aquello que contenga la palabra ‘’grasas’’ sólo tiene connotaciones negativas, pero nada más lejos de la realidad, ya que su consumo es muy necesario para nuestra salud. 
Para que todo funcione correctamente, su consumo debería representar entre un 25% y 30% como máximo de nuestras calorías diarias.
Las grasas y lípidos de la dieta son una de las fuentes principales de energía, pero dependiendo de la calidad de estas, las clasificaremos como más o menos saludables. También nos proporcionan ácidos grasos esenciales que no se pueden sintetizar en el organismo y nos ayudan a transportar las vitaminas liposolubles, o lo que es lo mismo, las vitaminas A, D, E y K.

Hay diferentes tipos de grasas:
  • Ácidos grasos saturados, que encontramos principalmente en los productos de origen animal como la carne y sus derivados y los lácteos, como el queso y la leche. 
  • Ácidos grasos trans, que se encuentran de manera natural en la carne y la leche procedente de rumiantes y en productos prefabricados. Un consumo elevado puede tener efectos negativos en la salud cardiovascular y en otro tipo de patologías. 
  • Ácidos grasos monoinsaturados, que podemos encontrar en una amplia gama de alimentos, como las aceitunas o el aguacate, los frutos secos, los aceites de semillas, carnes y productos lácteos. Suele ser el ácido graso más abundante en la dieta de la mayoría de la población.
  • Ácidos grasos poliinsaturados n-3 y n-6, o lo que es lo mismo, los Omega 3 y 6.  Hay Omega 6 en las semillas, aceites y sus derivados, frutos secos y cereales integrales. Hay Omega 3 en alimentos como las semillas de lino, de chía, la soja, las nueces, el aceite de oliva, de pescados como el bacalao, el arenque, la caballa, el salmón salvaje o de piscifactoría, la sardina y el atún. Está constatado que su consumo tiene altos beneficios para la salud cerebral, entre otras, como por ejemplo la cardiovascular. Se recomienda consumir pescado al menos 3 veces por semana y dos de ellas en forma de pescado azul.
Grasas Saludables de origen vegetal
Aguacate: uno de los frutos más consumidos (mejor aguacates que se cultiven lo más cerca posible de nosotros). Nos ofrece 15 gramos de grasa por cada 100 gramos de aguacate. A la hora de consumirlo, podemos hacerlo en forma del famoso guacamole, como acompañamiento de una ensalada de pollo o en forma de tartar con calabacín y langostinos.
Frutos secos: las nueces en todas sus variedades (de macadamia, nueces pecanas o nueces de brasil) son las que más grasas contienen en su composición, sin bajar de los 21 gramos por cada 100 gramos de alimento (17 gramos de grasa por cada 100 gramos de alimento en el caso de las nueces tradicionales). Las avellanas, los pistachos y las almendras también son buenas opciones. Para consumirlos, prueba a elaborar cremas untables o inclúyelas en tus ensaladas.
Semillas: tanto las semillas de girasol como las de calabaza o sésamo contienen una buena cantidad de grasas saludables y podemos utilizarlas como en nuestros batidos o en los bowls de desayuno. También las semillas de chía pueden ayudarnos a incrementar la cantidad de grasas saludables en nuestra dieta.
Aceitunas  y el aceite de oliva. Las aceitunas contienen aceites esenciales Omega-3 y Omega-6, además de una buena cantidad de vitaminas A y C. Podemos consumirlas de diferentes maneras, por ejemplo preparando untables  en forma de aperitivo o incluyéndolas en nuestras ensaladas. A la hora de consumir aceite de oliva, lo mejor es optar por el virgen extra, ya que contiene una mayor cantidad de Omega-3 y Omega 6, y más vitamina E.
Legumbres como la soja y el cacahuete: tampoco podemos dejar de lado las legumbres a la hora de hablar de grasas saludables. La soja es la legumbre que más grasas saludables contiene (más de 18 gramos de grasas por cada 100 gramos de esta legumbre), mientras que los cacahuetes se quedan en unos nada despreciables 14 gramos de grasas por cada 100 gramos de alimento.
Grasas saludables de origen animal
Pescado azul: La opción más saludable a la hora de buscar grasas de origen animal lo encontramos en los pescados azules o naturalmente grasos, que contienen una gran cantidad de Omega-3. Este ácido insaturado nos ayuda a prevenir las enfermedades cardíacas, protegiendo nuestro corazón. Se encuentra presente, por ejemplo, en pescados como el salmón, las sardinas,
Los huevos: cerca del 70% de las calorías del huevo provienen de las grasas que contiene, pero se trata de grasas monoinsaturadas (unos 8,5 gramos de grasa en cada huevo, aproximadamente), y además nos aporta otros micronutrientes interesantes como el fósforo, el potasio o la vitamina A.
Además de lo comentado, aceitunas, castañas, almendras, nueces, semillas en general, frutos oleaginosos, aguacate hay que considerar otras fuentes en proceso de expansión como las algas y especialmente las microalgas, así como las semillas de las frutas.

Comienza el año con buenos propósitos de salud (febrero 2018)


Con  el inicio del nuevo año quien más y menos se ha propuesto cambiar sus hábitos de vida para que sean más saludables.

Para obtener un estado de salud equilibrado debemos llevar una correcta alimentación teniendo en cuenta que la persona  puede alimentarse de forma correcta, pero no estar adecuadamente nutrido. No debemos olvidar que los nutrientes que nuestro organismo necesita para estar bien pueden cambiar dependiendo de la edad, el estado fisiológico del individuo y la época del año.

Lo prioritario para una buena nutrición es procurarse una buena dieta, variada y completa (en nuestro entorno la dieta mediterránea es el paradigma  a seguir). Una alimentación sana, equilibrada y variada puede aportar los nutrientes que nuestro organismo necesita para desarrollar y mantener una buena salud.

Pero es muy importante además:

         -Beber al menos 2500cc de agua cada día para mantener una buena hidratación.
     -Realizar actividad física de forma regular.
         -Suprimir el consumo de tóxicos como  alcohol y tabaco y drogas.
         -Mantenerse activo con actividad física a diario, caminar, ir en bicicleta, nadar etc. y sobre todo evitar el sedentarismo y si es posible realizar las actividades al aire libre.
         -Dormir las horas suficientes.
         -Gestionar los momentos de estrés y tomarnos momentos de relajación y meditación ayudándonos con la respiración.

Centrándonos en la nutrición, nos puede resultar difícil dedicar el tiempo suficiente  para desayunar bien, comprar productos frescos de calidad o preparar una comida principal bien elaborada, por lo que terminamos acudiendo a la comida rápida, a los productos industriales que se preparan con rapidez en el microondas, etc. Además, los alimentos que compramos pueden ser escasos en las vitaminas y minerales que tradicionalmente han contenido en gran cantidad, debido a la producción industrial y al uso intensivo de los campos de cultivo. Si este no es su caso, queremos felicitarle de corazón. Pero las estadísticas hablan por sí solas, y la incorporación de complementos alimenticios para apoyar una correcta nutrición puede ser muy recomendable, según indica el estudio reciente llevado a cabo por el Instituto Nacional de Estadísticas de España.  

Los estudios en nutrición actuales nos recuerdan que es necesario tener en cuenta los complementos alimenticios en determinadas situaciones:

 «…La evidencia reciente ha demostrado que los niveles subóptimos de vitaminas, incluso muy por encima de los que causan síndromes de deficiencia, se asocian con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la osteoporosis…»
«… una gran proporción de la población en general tiene una ingesta de varias vitaminas y nutrientes en cantidades menos que óptimas, lo que los expone a un mayor riesgo de enfermedad…»
«… parece prudente que los adultos tomen suplementos vitamínicos…»

Complementos alimenticios, claves para mantener un organismo sano

Los complementos alimenticios son fuentes concentradas de nutrientes que tienen un efecto nutricional y/o fisiológico de cara al organismo. Hoy en día, tenemos disponible al alcance de la mano complementos de gran calidad y eficacia, que suponen una ayuda eficaz y muy conveniente en las distintas etapas de la vida, para los diferentes grupos poblacionales y así mismo en actividades intensas o en situaciones limitantes, porque pueden ayudar a nuestro organismo a alcanzar un nivel óptimo de bienestar. Hoy en día es muy fácil complementar la nutrición con productos de altísima calidad y totalmente seguros. Si no puede cumplir todos los consejos nutricionales mencionados anteriormente, quizá deba plantearse incorporar a su dieta un determinado complemento alimenticio que cubra las carencias nutricionales que presenta en ese momento.

No hay que crear nuevas necesidades, sino cubrir las ya existentes, y siempre consultar con su especialista en la salud que le pueda aconsejar la mejor opción.  Como hemos comentado anteriormente, los nutrientes que necesitamos para mantener un buen estado de salud varían según la edad del individuo, su estado fisiológico y la época del año. La dieta invernal tiene que basarse en alimentos más calóricos y que refuercen nuestro sistema inmune, en cambio, en la primavera es un buen momento para comer alimentos más livianos y depurativos. Lo mismo ocurre con la edad del individuo, donde personas más jóvenes van a necesitar mayor energía que los adultos, y con personas que tengan algún problema de salud, que necesitarán una dieta específica. Cada individuo puede necesitar un determinado complemento alimenticio según el momento en el que se encuentre. 

Algunas recomendaciones de complementos alimenticios serían:
  • Si su ingesta dietética de ácidos grasos omega 3 no es la suficiente y sufre de algún problema cardiovascular, la aportación de complementos a base de estos ácidos grasos puede ayudar a mantener un sistema vascular saludable.
  • Incluir probióticos que ayuden al mantenimiento de la flora intestinal.
  • Si la alimentación que realizamos no es la adecuada, incorporar los minerales, vitaminas y antioxidantes que puedan ser deficitarios por la alimentación que realizamos. Por ejemplo, vitamina C para reforzar el sistema inmune, y vitamina D3 y K2 para reforzar nuestros huesos.
  • Incorporar plantas medicinales de uso tradicional en diversas culturas para ayudar a controlar el estrés, que nos “oxida” y nos hace tanto daño. 
Y así un largo etcétera. Porque complementos como estos pueden ayudar a nuestro organismo a conservar un nivel óptimo de bienestar.

Por tanto, lo que nos debemos proponer para gozar de un buen estado de salud es mantenernos lo más activos posibles tanto física como mentalmente, consolidar la relación con amigos y familia, y llevar una alimentación variada, sana y equilibrada, incorporando aquellos complementos alimenticios que sean necesarios en cada momento. Eso sí, de vez en cuando nos podemos dar algún que otro capricho, ¡la vida es para disfrutarla! Y no hay persona más sana que aquella que es feliz. 

El síndrome de Sensibilización Central (SSC) (enero 2018)


Engloba una serie de enfermedades que tienen un denominador común: el descenso en el umbral sensitivo y por tanto la alteración en la percepción de los estímulos.
Podemos incluir la Fibromialgia, la Fatiga Crónica, las cefaleas tensionales o migrañosas, trastornos de la articulación temporo-mandibular, síndrome de piernas inquietas, síndrome del colon irritable,…
Los estudios epidemiológicos apuntan a una elevada prevalencia, prácticamente el 5% en nuestra población.
La tríada principal la constituyen el dolor, la fatiga y el estrés.
El dolor es de tipo crónico y generalizado en muchas partes del cuerpo, agrupando muchos grupos musculares. El cansancio es contínuo con crisis de agotamiento, como si se acabara la “batería” y obliga a descansar a la paciente.
Los episodios de estrés y ansiedad combinados con “bajones” son muy frecuentes y empeoran el cuadro. Además de esta tríada, la constelación de síntomas referidos es enorme, por citar los más frecuentes: déficit de atención y concentración, alteraciones ritmo intestinal, incontinencia urinaria, labilidad emocional, síntomas depresivos reactivos,…
Las causas suelen ser multifactoriales.
Bajo un componente de susceptibilidad genética, aún por determinar, se han descrito múltiples causas sumatorias: infecciones virales, malos hábitos alimentarios, tabaquismo, falta de ejercicio físico, insomnio, traumatismos, intervenciones quirúrgicas y sobrecargas de estrés, ya sea laboral o familiar.
En los SSC existe un incremento en la excitabilidad de las neuronas del Sistema Nervioso Central, especialmente en las neuronas encargadas de procesar hacia nuestro cerebro información del exterior. En un estado de SSC, las neuronas se activan con mayor facilidad ante la entrada de señales que amplifican la transmisión y pueden de esta manera contribuir a la generación de estados clínicos patológicos. 
Un cierto número de enfermedades endocrinológicas debutan con fatiga. La combinación de fatiga con pérdida de peso es rara, ofreciendo un amplio abanico en el diagnóstico diferencial, incluyendo los síndromes constitucionales. Más frecuentemente los pacientes combinan fatiga con aumento de peso y en ellos, y las pruebas de laboratorio nos permiten descartar hipotiroidismo y/o diabetes.
Un porcentaje alto de pacientes, en su mayoría mujeres portadoras de una tiroiditis crónica auto-inmune con altos títulos de anticuerpos anti-tiroideo, con hipotiroidismo diagnosticado y tratado correctamente presenta fatiga crónica. Esta última se acompaña a menudo de una inmunidad adquirida (defensas elevadas) contra varios virus (virus de Epstein-Barr, Citomegalovirus, Parvovirus).
Hay patologías acompañantes: insomnio, Trastorno de ansiedad, Trastornos Afectivos (depresión monopolar o bipolar), dificultades de atención y concentración.
El tratamiento se realiza bajo un enfoque multidisciplinar, incluyendo la nutrición, el soporte psicológico, los fármacos, la fisioterapia, la osteopatía y la Acupuntura.
Desde un punto de vista nutricional, los déficits nutricionales más frecuentes son los siguientes: Magnesio, Selenio, Zinc y yodo así como de algunos aminoácidos. Existen varios tipos de dietas eficaces en el tratamiento de los SSC: dietas ricas en antioxidantes, dietas sin gluten (mayor prevalencia de sensibilidad al gluten no celíaca/celiaquía subclínica), dietas alcalinizantes y dietas anti-inflamatorias.
El abordaje psicológico y psicofarmacológico constituye uno de los pilares del tratamiento del SSC que permitirá tratar todos aquellos síntomas y trastornos acompañantes.
La Fisioterapia y la Osteopatía tienen un efecto global a nivel del sistema nervioso central, autónomo y periférico y a nivel muscular y articular. Ayuda a modular los niveles de estrés, fatiga y dolor así como desequilibrios del tono muscular mediante técnicas manuales, termoterapia, ejercicios personalizados y reeducación postural.
La Acupuntura médica gracias a sus efectos analgésicos, antiinflamatorios, ansiolíticos y antidepresivos está indicada como primera línea terapéutica. Su mecanismo de acción de neuromodulación permite desensibilizar el sistema nervioso central y mejorar todos los síntomas de los SSC.
El pronóstico es bueno si se lleva a cabo el tratamiento y el seguimiento personalizado. En caso contrario las crisis son muy frecuentes, el dolor, el estrés y la fatiga pueden mermar mucho la salud de la persona y la de su entorno.


Engloba una serie de enfermedades que tienen un denominador común: el descenso en el umbral sensitivo y por tanto la alteración en la percepción de los estímulos.
Podemos incluir la Fibromialgia, la Fatiga Crónica, las cefaleas tensionales o migrañosas, trastornos de la articulación temporo-mandibular, síndrome de piernas inquietas, síndrome del colon irritable,…
Los estudios epidemiológicos apuntan a una elevada prevalencia, prácticamente el 5% en nuestra población.
La tríada principal la constituyen el dolor, la fatiga y el estrés.
El dolor es de tipo crónico y generalizado en muchas partes del cuerpo, agrupando muchos grupos musculares. El cansancio es contínuo con crisis de agotamiento, como si se acabara la “batería” y obliga a descansar a la paciente.
Los episodios de estrés y ansiedad combinados con “bajones” son muy frecuentes y empeoran el cuadro. Además de esta tríada, la constelación de síntomas referidos es enorme, por citar los más frecuentes: déficit de atención y concentración, alteraciones ritmo intestinal, incontinencia urinaria, labilidad emocional, síntomas depresivos reactivos,…
Las causas suelen ser multifactoriales.
Bajo un componente de susceptibilidad genética, aún por determinar, se han descrito múltiples causas sumatorias: infecciones virales, malos hábitos alimentarios, tabaquismo, falta de ejercicio físico, insomnio, traumatismos, intervenciones quirúrgicas y sobrecargas de estrés, ya sea laboral o familiar.
En los SSC existe un incremento en la excitabilidad de las neuronas del Sistema Nervioso Central, especialmente en las neuronas encargadas de procesar hacia nuestro cerebro información del exterior. En un estado de SSC, las neuronas se activan con mayor facilidad ante la entrada de señales que amplifican la transmisión y pueden de esta manera contribuir a la generación de estados clínicos patológicos. 
Un cierto número de enfermedades endocrinológicas debutan con fatiga. La combinación de fatiga con pérdida de peso es rara, ofreciendo un amplio abanico en el diagnóstico diferencial, incluyendo los síndromes constitucionales. Más frecuentemente los pacientes combinan fatiga con aumento de peso y en ellos, y las pruebas de laboratorio nos permiten descartar hipotiroidismo y/o diabetes.
Un porcentaje alto de pacientes, en su mayoría mujeres portadoras de una tiroiditis crónica auto-inmune con altos títulos de anticuerpos anti-tiroideo, con hipotiroidismo diagnosticado y tratado correctamente presenta fatiga crónica. Esta última se acompaña a menudo de una inmunidad adquirida (defensas elevadas) contra varios virus (virus de Epstein-Barr, Citomegalovirus, Parvovirus).
Hay patologías acompañantes: insomnio, Trastorno de ansiedad, Trastornos Afectivos (depresión monopolar o bipolar), dificultades de atención y concentración.
El tratamiento se realiza bajo un enfoque multidisciplinar, incluyendo la nutrición, el soporte psicológico, los fármacos, la fisioterapia, la osteopatía y la Acupuntura.
Desde un punto de vista nutricional, los déficits nutricionales más frecuentes son los siguientes: Magnesio, Selenio, Zinc y yodo así como de algunos aminoácidos. Existen varios tipos de dietas eficaces en el tratamiento de los SSC: dietas ricas en antioxidantes, dietas sin gluten (mayor prevalencia de sensibilidad al gluten no celíaca/celiaquía subclínica), dietas alcalinizantes y dietas anti-inflamatorias.
El abordaje psicológico y psicofarmacológico constituye uno de los pilares del tratamiento del SSC que permitirá tratar todos aquellos síntomas y trastornos acompañantes.
La Fisioterapia y la Osteopatía tienen un efecto global a nivel del sistema nervioso central, autónomo y periférico y a nivel muscular y articular. Ayuda a modular los niveles de estrés, fatiga y dolor así como desequilibrios del tono muscular mediante técnicas manuales, termoterapia, ejercicios personalizados y reeducación postural.
La Acupuntura médica gracias a sus efectos analgésicos, antiinflamatorios, ansiolíticos y antidepresivos está indicada como primera línea terapéutica. Su mecanismo de acción de neuromodulación permite desensibilizar el sistema nervioso central y mejorar todos los síntomas de los SSC.
El pronóstico es bueno si se lleva a cabo el tratamiento y el seguimiento personalizado. En caso contrario las crisis son muy frecuentes, el dolor, el estrés y la fatiga pueden mermar mucho la salud de la persona y la de su entorno.

Síndrome de la muerte súbita del lactante (diciembre 2017)


El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) es uno de los temas que más temor provoca en los padres. Es la causa de muerte principal entre los lactantes entre un mes y un año. Aunque todavía no se sabe la causa, es posible reducir notablemente el riesgo de muerte súbita.

Como su nombre indica, se trata de una muerte inexplicable e inesperada en bebés menores de un año. La mayoría de muertes ocurren entre los 2 y 4 meses de edad. Ocasiona tanto temor porque se da en niños aparentemente sanos y, en la mayoría de casos, se produce mientras duermen.

Varios son los criterios que pueden aumentar el riesgo de que el bebé sufra muerte súbita:
  • Fumar, beber o consumir drogas durante el embarazo.
  • Embarazos no controlados.
  • Bebés prematuros o con bajo peso al nacer.
  • Madres adolescentes.
  • Bebés expuestos al humo del tabaco.
  • Exceso de abrigo al dormir.
  • Dormir en un colchón blando, con almohadones o peluches.
  • Dormir boca abajo.
De todos los factores potencialmente peligrosos, el mayor es, sin lugar a dudas, la posición al dormir. Muchos estudios demuestran una mayor incidencia de SMSL entre los lactantes que duermen boca abajo en comparación con los que duermen boca arriba. Se ha formulado la hipótesis de que dormir boca abajo crea presión sobre la mandíbula del bebé, lo que hace que se estrechen las vías respiratorias y se haga más difícil respirar.

Existen otras hipótesis: en las autopsias realizadas, se ha observado una anomalía en el núcleo arcuato (hipotálamo), una parte del cerebro que ayuda a controlar la respiración y el despertar durante el sueño.

La recomendación principal es que, durante el primer año de vida, se coloque al bebé boca arriba para dormir. Con esta medida tan sencilla se han reducido más de un 50% de los SMSL.
Llega un momento en que los bebés ya pueden voltearse por sí solos mientras duermen (4 y 7 meses) y puede ser que prefieran no estar boca arriba toda la noche. A partir de este momento, se puede dejar que los bebés elijan la posición para dormir que prefieran.

Además de esta medida, hay otras pautas recomendables para disminuir el riesgo de muerte súbita:
  • Cuidarse durante el embarazo, evitando los hábitos tóxicos (fumar, beber y drogas) y siguiendo los controles prenatales adecuados.
  • Usar un colchón firme para el bebé, no usar almohadas, ni mantas, edredones o peluches. Un saquito de bebé es la solución ideal para abrigar al niño sin problemas.
  • No abrigar en exceso al niño y procurar que la temperatura de la habitación sea agradable para un adulto vestido en manga corta.
  • No exponer al bebé al humo del tabaco.
  • Acudir a las revisiones pediátricas regularmente y seguir el calendario de vacunación infantil.
  • La lactancia materna es beneficiosa y protectora contra el SMSL
  • El uso del chupete por la noche parece ser beneficioso. Si se le da lactancia materna, no se aconseja utilizar el chupete el primer mes de vida para que se consolide bien la lactancia
El colecho es una técnica de crianza que en la actualidad se encuentra muy demandada por las madres. Numerosos son los beneficios del colecho. Es bueno conocer si el colecho afecta de forma positiva o negativa a la posibilidad de que un niño sufra muerte súbita.

La Academia Americana de Pediatría recomienda no practicar el colecho para que no aumente el riesgo de muerte súbita del lactante. En el año 2013, BMJ Open afirmaba en un estudio que la práctica del colecho multiplicaba por cinco el riesgo de que el niño sufriera muerte súbita.

Obesidad: Factores y variables psicológicas. (noviembre 2017)


La obesidad es uno de los principales problemas de salud a nivel mundial. Descubre los factores físicos y psicológicos que le afectan.

La obesidad a día de hoy está considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la pandemia mundial que supone la quinta causa de muerte entre nuestra población. España supera las cifras de más del 35% de la población adulta con sobrepeso u obesidad y en cuanto a cifras de obesidad infantil, resultan aún más preocupantes.

Frente a este panorama, la investigación evoluciona y avanza a marcha rápida y uno de los ámbitos implicados en las nuevas evidencias es el ámbito de la neuropsicología, el cual nos aporta conocimiento nuevo sobre la influencia de las variables y factores neuropsicológicos que intervienen en las personas que padecen obesidad.

Factores que afectan a la obesidad

La obesidad está definida como un desequilibrio entre la energía que nos aportan los alimentos que comemos y el gasto que generamos, el cual acaba comportando a posteriori un elevado exceso de grasa. Pero, en la actualidad, esta definición resulta un tanto incompleta y simplista ya que la elección y determinación de nuestra ingesta se ha visto que es un proceso complejo debido a la gran cantidad de factores capaces de regular la obesidad, entre los cuales encontramos:
  • Factores hormonales: actúan en una parte de nuestro cerebro llamada hipotálamo, el centro del control del apetito, y tienen la capacidad de regular las sensaciones de hambre y saciedad que sentimos y provocar que detengamos la ingesta o bien que aumentemos la cantidad de comida.
  • Factores anticipatorios a la ingesta: actúan en otra parte de nuestro cerebro y provienen de nuestros sentidos como el gusto, el olfato, el tacto y la vista. Tomando el olfato como ejemplo, es capaz de inducirnos a la ingesta ya que influye de manera directa en la palatabilidad que apreciamos de los alimentos.
  • Factores gastrointestinales: capaces de detectar el nivel de nutrientes de nuestro estómago e intestino y enviar la información necesaria a una parte de nuestro cerebro llamada encéfalo.
  • Factores fisiológicos: estos, además de influir sobre la ingesta, también se encargan de regular y mantener el peso corporal. Un ejemplo son determinadas hormonas que están ligadas a la cantidad de grasa corporal y que influyen también en las sensaciones de hambre y saciedad.
  • Factores sociales y ambientales: un ejemplo claro de ello es la compañía que tenemos mientras comemos, la hora y el lugar donde comemos. Las personas que tienen una actitud vivaz harán que nos sintamos más cómodos.
  • Factores hedonistas: la textura de la comida, el aspecto, etc. pero sin duda, la satisfacción y el placer que nos genera la comida apetecible puede conducirnos a regular nuestra ingesta al alza provocando una sobreingesta por propia motivación o incentivo. Cuando comemos alimentos altamente agradables a nuestro paladar, el cerebro activa el conocido sistema de recompensa que provoca que tengamos cada vez más ganas de consumirlo.
¿Qué variables psicológicas actúan en personas que padecen obesidad?

Frente a esta matriz de complejos factores, capaces de explicar el funcionamiento y la relación entre la ingesta y el cerebro, cabe añadir que también se han descrito variables relacionadas con la obesidad a nivel psicológico. Algunas de ellas son:
  • Depresión, ansiedad y estrés: pueden ocasionar que el comportamiento alimentario se desajuste y aparezcan conductas que favorezcan un mayor aumento de peso.
  • Adicción a la comida: donde la comida se vuelve un estímulo adictivo que dificulta en gran medida el control del comportamiento alimentario.
  • Negatividad: mayor aparición de pensamientos y actitudes negativas y catastrofistas que a su vez, aplicadas a la actitud frente a la comida, también dificultan mantener un peso saludable.
Todo ello nos conduce a concluir que la obesidad no es sólo una cuestión de peso y que nuestras elecciones alimentarias son un acto complejo donde intervienen desde nuestros gustos y preferencias, hasta un gran abanico de influencias psicológicas, como nuestras emociones, pensamientos y los procesos en el cerebro descritos con anterioridad.

Por tanto, cada vez más se apuesta por un tratamiento contra la obesidad que implique equipos multidisciplinares, con profesionales de la nutrición y la medicina pero también de la psicología y otros más secundarios pero también importantes como entrenadores físicos y cocineros.

Enfermedades del corazón (octubre 2017)


El corazón es una estructura muscular que se encarga de bombear la sangre a todo el organismo para que los tejidos reciban los nutrientes y el oxígeno que precisan para poder realizar su función, así como recoger el dióxido de carbono que estos producen y transportarlo hasta los pulmones para que se elimine y la sangre vuelva a oxigenarse.

El corazón late gracias a una red de haces nerviosos que controlan el ritmo cardíaco y el llenado y vaciado de las cavidades del corazón (aurículas y ventrículos) de manera coordinada, pasando la sangre de unas a otras al abrirse y cerrarse las válvulas que comunican estas cavidades. Este órgano muscular se nutre a su vez mediante las arterias coronarias y está protegido por una capa que lo recubre llamada pericardio.

Esta estructura vital tan compleja puede verse afectada por diferentes patologías en función de las estructuras que se alteren.

Principales enfermedades del corazón
  • Cardiopatía isquémica
  • Insuficiencia cardíaca
  • Arritmias cardíacas
  • Valvulopatías
  • Miocardiopatías
  • Enfermedades del pericardio
La cardiopatía isquémica consiste en la falta de riego sanguíneo al corazón a través de las diferentes arterias coronarias por obstrucción de las mismas y supone que el corazón no pueda ejercer su función de bomba. Es una enfermedad que en sus diferentes grados afecta a un 7% de la población, diagnosticándose cada año en España unos 125.000 casos nuevos, con una tasa de mortalidad elevada. Es una enfermedad más prevalente en hombres que en mujeres, pero en estas la mortalidad suele ser superior.

Al obstruirse las coronarias se produce un aporte insuficiente de sangre al tejido muscular cardíaco; en función del grado de obstrucción y del daño ocasionado en el miocardio por falta de riego se habla de una angina de pecho o ángor, en la cual la obstrucción arterial es temporal, o bien de infarto agudo de miocardio, cuando la obstrucción es completa y permanente

Son factores de riesgo más que demostrados: la edad, el consumo de tabaco, la diabetes, el colesterol elevado, el sobrepeso y la obesidad, los antecedentes familiares, la hipertensión arterial, el perímetro abdominal excesivo y el sedentarismo. El paciente sufre un cuadro de dolor opresivo en el pecho que puede irradiarse hacia el brazo izquierdo, el cuello, la espalda o la boca del estómago, acompañado de sudoración, náuseas y mareos. Ante estos síntomas es imprescindible solicitar ayuda de emergencia alli donde se encuentre o alternativamente ser acompañado lo antes posible a un centro de urgencias hospitalarias.

La insuficiencia cardíaca consiste en la incapacidad del corazón para bombear la sangre necesaria tanto hacia los pulmones como hacia el resto del organismo. Esta enfermedad afecta a aproximadamente un 5% de la población, es la causa del 3% de todos los ingresos hospitalarios y la cuarta causa de muerte de origen cardiovascular, con una mortalidad del 3% en los hombres y del 10% en las mujeres, siendo superior al 8% de manera global en las personas mayores de 75 años.

Con respecto a sus causas existen dos grandes grupos, la insuficiencia cardíaca asociada a la lesiones por hipertensión arterial crónica mal tratada y la asociada a la cardiopatía isquémica. Asimismo, otras causas habituales son la afectación de las válvulas cardíacas, las arritmias, las alteraciones congénitas, algunas enfermedades pulmonares o el uso de ciertos fármacos.

Cuando falla  la parte izquierdo del corazón, se acumula líquido en las venas de los  pulmones, lo cual causa sensación de ahogo (disnea) y puede en casos extremos provocar una enfermedad llamada edema agudo de pulmón. En cambio si falla el bombeo de las cavidades derechas del corazón, el líquido se acumula en tejidos como el abdomen o en los tobillos. Además de disnea el paciente puede sentir palpitaciones, dolor en el pecho y un cansancio muy marcado (astenia).

Cómo vivir el momento presente (septiembre 2017)


Quizás tengamos un botón de 'stand by', pero cada vez hay más personas que pasan su día estando ausente. Y nos preguntamos, ¿por qué no somos capaces de vivir el momento presente?

El mindfulness ‘nace’ como método para prestar atención plena a los acontecimientos que estamos viviendo en vez de gastar energía en pensar en el pasado o en lo que podría ocurrir en el futuro.

Cuando no estamos ‘disfrutando’ el momento presente entorpecemos el camino, hacemos las cosas de manera automática e incluso nos equivocamos por no pensar en el ahora. Sentimos sensación de agobio al pensar en lo que pudiera pasar, y por eso nos alejamos del presente. Y normalmente lo que pensábamos que podría suceder no ocurre, por lo que definitivamente hemos perdido el tiempo. Preocuparnos por el pasado resulta inútil puesto que ya no se puede modificar. Nos mortificamos por lo que podría haber sido y no fue y nos metemos en un círculo vicioso del que no salimos nunca, ya que luego nos lamentamos de haber pensado en el pasado y no haber disfrutado del momento presente. Si aprendes a concentrarte en el ahora y tomas conciencia te hará sentirte más feliz y menos estresado.

Para disfrutar el momento presente debemos empezar por modificar nuestra estructura mental. Para ello, empecemos por incorporar estos hábitos en nuestra rutina:

Cierra etapas pasadas. No se puede empezar algo sin haber cerrado el pasado. Una buena técnica es deshacerte de las cosas materiales que te atan a él, como fotografías, ropa o cartas que no son necesarias.

Concéntrate en tu respiración. Realmente solo pensamos en la respiración cuando sentimos que nos falta el aire, pero una buena forma de centrarnos en el momento presente es ser conscientes de una acción que parece automática, como es el hecho de inspirar y espirar el aire. Para ello, cierra los ojos, inhala el aire profundamente y siente como tu pecho se llena de oxígeno, luego exhala poco a poco el aire y repite dos veces más. También es un buen hábito para hacerlo antes de acostarnos ya que nos relaja y hace que conciliemos mejor el sueño.

Vive tu cuerpo: Durante nuestra infancia descubrimos sensaciones y sentidos pero que una vez somos adultos nos deja de sorprender, activamos ese piloto automático. Siente la sensación de ir descalzo, de sujetar una taza caliente con las manos o incluso huele la ropa limpia. Presta atención a tu postura cuando caminas o cuando te sientas en tu puesto de trabajo. Para ello, realiza estiramientos al levantarte y antes de acostarte. Concéntrate en tu postura y camina con la cabeza alta y el pecho hacia afuera. La posición de tu cuerpo es un reflejo de tu actitud.
Escucha: Los sonidos están presentes en nuestro día a día, el piar de un pájaro, el ruido de los árboles, las gotas de lluvia en la ventana, la canción que suena en una tienda… Un ejercicio muy positivo sería elegir una canción o un sonido relajante y escucharlo todas las noches antes de acostarte. Piensa en lo que te hace sentir ese sonido y recuérdalo.

Concéntrate en los pequeños detalles: En nuestra rutina diaria no nos damos cuenta de la mayoría de cosas que hacemos: nos atamos los cordones, nos cepillamos el pelo, nos duchamos o nos lavamos los dientes casi sin pensar, de manera automática. ¿Por qué no te fijas la próxima vez que te cepilles los dientes la textura de las cerdas, el sabor del dentífrico o el agua fresca en el enjuague?

Las legumbres también son para el verano (agosto 2017)


Se tiende a asociar las legumbres con los potajes contundentes de invierno, siendo muy poco o nada consumidas en la época de verano. E incluso en invierno, su consumo se ha ido reduciendo hasta ser prácticamente insuficiente, pues son pocas las familias que las consumen con la frecuencia mínima recomendada de 2 veces por semana.

El consumo de legumbres se ha visto reducido, no solo en verano, sino también en periodos de frío. Quizá, parte de culpa la tiene la falta de tiempo para cocinar, pero sobre todo, la falta de tiempo para planificar los menús y pensar en recetas rápidas que favorezcan la presencia de estos alimentos de manera habitual en nuestra dieta de verano. Como legumbres solemos consumir garbanzos, lentejas y alubias, aunque hay que considerar que la soja también pertenece a este grupo, así como los guisantes y las habas que generalmente se consumen en estado fresco.

Cinco razones para comer legumbres también en verano:

1-Son fuente de hidratos de carbono complejos. A diferencia de los simples tardan más tiempo en ser absorbidos, por lo que producen una elevación más lenta y moderada de la glucosa en sangre, lo que se traduce en un aporte de energía gradual y eficiente. Por otro lado, las legumbres proporcionan sensación de saciedad y ayudan a controlar el apetito entre horas. 

2-Contienen proteína vegetal. Su fracción proteica es considerable, siendo muy superior a la de los cereales, aunque se recomienda mezclar estos dos grupos de alimentos para obtener una proteína de mayor valor biológico que incluya todos los aminoácidos esenciales. La combinación de distintas fuentes vegetales siempre va a mejorar la calidad proteica del plato, como combinar legumbres con cereales y frutos secos o semillas, por ejemplo: ensalada de lentejas con arroz y nueces. Otra opción es añadir una pequeña guarnición de alimentos proteicos de origen animal, como puede ser un huevo duro, una lata de atún, salmón, virutas de jamón, etc. Cumpliendo con este patrón encontramos ejemplos de recetas como garbanzos con tomate y huevo duro, o ensalada de alubias con atún o salmón. 

3-Aportan vitaminas y minerales. Pese a que el contenido mineral y vitamínico puede variar según el tipo de legumbre, en general son ricas en ácido fólico, vitamina B1, vitamina B2, calcio, fósforo, potasio, magnesio y hierro. 

4-Son ricas en fibra. A parte de ser convenientes por su riqueza nutricional, también lo son por ser una de las mejores fuentes de fibra dietética que ayudan a mantener activo el tránsito intestinal. Pese a ser uno de los motivos por el cual resultan flatulentas, el consumo semanal de legumbres es uno de los mejores remedios contra el estreñimiento. Para una persona poco habituada a su consumo, se recomienda ir incorporándolas a la dieta de forma progresiva y en pequeñas cantidades para favorecer el proceso de habituación. 

5-Tienen bajo contenido graso. En general, las legumbres que solemos consumir tienen poca fracción grasa y, además, es mayoritariamente insaturada, considerada cardiosaludable. Otras leguminosas como la soja tienen una proporción grasa mucho mayor.

Las recomendaciones:

Se recomienda consumir legumbres (60-80 g/ración en crudo) como mínimo dos veces por semana. Sin embargo, dentro del marco de dieta equilibrada, incluso se podría aumentar esta cantidad y reducir así la ingesta de proteínas de origen animal, que hoy día rebasa la aconsejada. Pero son pocos los hogares que cumplen con estas recomendaciones.  

Las legumbres son perfectas para el tupper:

Las legumbres son perfectas para elaborar recetas para tupper. Además combinadas con cereales y verduras, y/o frutos secos y semillas, conforman un plato único bien completo. Así por ejemplo, unas recetas fáciles para tupper de verano, pueden ser:

  • Garbanzos con espinacas, piñones y semillas de sésamo
  • Ensalada de alubias con tomate, cebolla y pimiento y anchoas
  • Salteado de verduras con humus y huevo duro
  • Ensalada de garbanzos con judías verdes y almendras laminadas
  • Ensalada de lentejas pardinas con queso fresco y tomates cherry
  • Ensalada de lentejas con quinoa o arroz.

Alimentar nuestro sistema inmunitario: Prebióticos y probióticos (julio 2017)


Para mantener una buena salud es imprescindible que nuestro sistema digestivo funcione correctamente, puesto que es el encargado de extraer todos los nutrientes que necesitamos a partir de los alimentos que ingerimos. Sin una adecuada digestión y absorción de alimentos, incluso la dieta más nutritiva nos sirve de poca ayuda.

Otras de las funciones, menos conocida pero no por ello menos importante, es la función defensiva. El aparato digestivo, y sobre todo el intestino delgado, es uno de los órganos de defensa más importantes del organismo. Esto es lógico, ya que constituye la puerta de entrada para muchos agentes patógenos y se halla expuesto constantemente a una gran cantidad de microorganismos y sustancias extrañas procedentes de los alimentos, debiendo impedir que entre todo aquello que le resulte potencialmente dañino. Esta capacidad la realiza de diferentes maneras:

La pared del aparato digestivo constituye una barrera física de protección frente a los microorganismos y sustancias patógenas y colabora en el mantenimiento de nuestro medio interno en perfecto estado. La barrera intestinal impide o modula la entrada de gérmenes, toxinas y otras moléculas desde el interior del intestino a la sangre.

La flora intestinal es otro de los principales mecanismos de defensa con los que cuenta el organismo para protegernos contra la invasión de microorganismos patógenos. Además de tener esa función protectora, la flora intestinal se encarga de las síntesis y fabricación de las vitaminas y otras sustancias que son necesarias para el funcionamiento correcto de nuestro organismo.
Existen dos tipos de flora en el intestino, la de tipo fermentativo, que se alimenta de hidratos de carbono, y la putrefactiva, que se alimenta de proteínas. Las dos deben mantener un cierto equilibrio. Si se rompe el equilibrio de la flora intestinal se alteran las funciones esenciales que desempeña, repercutiendo en la salud del organismo.

La flora intestinal comienza a adquirirse en el momento del nacimiento y, según el tipo de microorganismos que colonicen el intestino, repercutirán en el desarrollo del sistema inmune. Por esto es importantísimo que a los niños nacidos por cesárea (que no han pasado por el canal del parto materno) les suplementemos inmediatamente con probióticos de calidad.

 Los malos hábitos de vida como el tabaco, el estrés, la escasez de actividad física y una dieta rica en grasas y pobre en fibra afectarán a nuestra flora intestinal, destruyendo el necesario equilibrio.

Debemos recordar también el efecto que produce el consumo de antibióticos sobre la flora intestinal. Los antibióticos son medicamentos que nos ayudan a combatir infecciones bacterianas, desgraciadamente al consumirlos también destruimos nuestra flora intestinal beneficiosa y necesaria para mantener un cuerpo sano, por lo que es muy importante que no se abuse del uso indiscriminado de los mismos ya que no da tiempo a la flora intestinal a que se equilibre de forma adecuada. Estos deben ser empleados con cautela. Además es importante recalcar que al tomarlos con demasiada frecuencia aumenta el riesgo de que las bacterias se hagan  resistentes a ellos.

Prebióticos y probióticos se encargan de mantener y restaurar la función normal del intestino y nos ayudan a hacer más fuerte la barrera gastrointestinal contribuyendo a mantener el equilibrio de la flora. En definitiva, son fundamentales para una salud óptima.

Prebióticos: Son sustancias que favorecen el crecimiento de las bacterias beneficiosas que pueblan el intestino. Es decir, son los alimentos de los probióticos.

Los más conocidos son la inulina, la oligofructosa, la lactulosa y los oligosacáridos. Los prebióticos los podemos incluir naturalmente en nuestra dieta si consumimos alcachofas, cereales integrales, espárragos, ajos cebolla o puerro y legumbres.

Probióticos: Son microorganismos que llegan vivos al intestino y contribuyen al equilibrio y repoblación de la flora intestinal aportando una serie de efectos beneficiosos al organismo. No están de forma permanente allí, por lo que es muy importante ingerirlos con regularidad.

Las especies más conocidas son “lactobacillus” y “bifidobacterium”.

Podemos encontrar probióticos en suplementos específicos. Es importante su número porque una parte de los que ingerimos se destruyen en el estómago y no llegan al colon que es donde realmente actúan.

Además de contribuir al funcionamiento intestinal los probióticos aportan otros beneficios:
Combaten el colesterol y regulan su metabolismo favoreciendo su reducción. Nos protegen de infecciones y alergias. Reducen los efectos adversos relacionados con la toma de antibióticos. Previenen y producen mejoría ante diferentes tipos de diarreas (por rotavirus, por bacterias patógenas, parásitos, diarrea del viajero etc.) Ayudan frente a la mala digestión de determinados alimentos. Disminuyen los síntomas de intolerancia a la lactosa, un problema ampliamente extendido. Incrementan la resistencia a ciertas infecciones y alergias. Participan en la síntesis de las vitaminas del grupo B. Aumentan la biodisponibilidad del calcio.

Mejorar nuestra salud emocional (junio 2017)


La salud emocional se refiere al bienestar psicológico general: cómo nos sentimos con nosotros mismos, la calidad de nuestras relaciones y la capacidad para gestionar las propias emociones y afrontar las dificultades. Ser emocionalmente saludable es mucho más que estar libre de la depresión, ansiedad u otros problemas psicológicos.

El estilo de vida

  • Descansa lo suficiente. Para tener una buena salud mental y emocional, es importante cuidar de tu cuerpo. Eso incluye dormir lo suficiente. La mayoría de las personas necesitan de siete a ocho horas de sueño cada noche para poder funcionar de manera óptima.
  • Cuida tu alimentación. Cuanto más aprendas sobre lo que comes y cómo afecta a tu energía y estado de ánimo, mejor te sentirás. El desarrollo de buenos hábitos alimenticios es una medida aconsejable para la prevención del estrés.
  • Haz ejercicio. El ejercicio es un poderoso antídoto contra el estrés y la ansiedad. Busca maneras de añadir pequeñas actividades a tu día, como subir las escaleras en vez de coger el ascensor o ir de paseo. Si quieres tener una buena salud física y mental, trata de hacer al menos 30 minutos de ejercicio diario. Al hacer ejercicio liberamos endorfinas, unas sustancias químicas que nos dan energía y elevan nuestro estado de ánimo.
  • Limita el alcohol, evita el tabaco y otras drogas. Son estimulantes que te hacen sentir bien en el corto plazo, pero a largo plazo suponen consecuencias negativas para tu salud física y emocional.
El cuidado de ti mismo

Con el fin de mantener y fortalecer tu salud emocional, es importante prestar atención a tus propias necesidades y sentimientos. No dejes que el estrés y las emociones negativas se acumulen. Trata de mantener un equilibrio entre tus responsabilidades diarias y las cosas que te gustan. Si cuidas de ti mismo, vas a estar mejor preparado para hacer frente a los desafíos.

Cuidar de sí mismo implica:

  • Hacer cosas por el bien de los demás. Ser útil a los demás y ser valorado por lo que haces puede ayudar a construir una autoestima sana.
  • Desarrollar la auto-disciplina. El auto-control te puede ayudar en momentos de intranquilidad, para disipar los pensamientos negativos.
  • Aprender o descubrir cosas nuevas. Haz cursos de formación de aquello que te interese, lee, visita un museo, aprende un nuevo idioma o simplemente viaja a un lugar nuevo.
  • Disfruta de la belleza de la naturaleza o del arte. Los estudios demuestran que un simple paseo por un jardín puede reducir la presión arterial y reducir el estrés.
Todos somos diferentes, no todos nos sentiremos bien haciendo las mismas cosas. Algunas personas se sienten mejor relajándose y ralentizando sus movimientos mientras que otros necesitan más actividad, más excitación o estimulación para sentirse mejor. Lo importante es encontrar actividades que te gusten y que te ayuden a motivarte.

Las relaciones sociales para una buena salud emocional

Rodéate de personas positivas, confiables, cuida tus relaciones. Los seres humanos somos seres sociales y en consecuencia tenemos necesidad de relacionarnos y establecer vínculos positivos con los demás. En momentos en que necesitamos apoyo de los demás, deseamos ser escuchados y sentirnos comprendidos. Es importante contar con personas con las que poder hablar en confianza.

Convivir con una persona mayor (mayo 2017)


Uno de los deseos más habituales cuando eres joven es jubilarte, llegar a la vejez y vivir muchos años. Sin embargo, cuando llega la etapa del envejecimiento y de la dependencia, muchas cosas no resultan tan idílicas como parecía cuando pensábamos en ella.

Convivir con una persona mayor puede no resultar fácil, por eso es útil tener en cuenta qué puede pasarles y cómo gestionar la comunicación y convivencia con los más mayores.

Algunos de los “inconvenientes” asociados a la vejez

Alcanzar la vejez suele acompañarse de:
  • Pérdidas de seres queridos, discapacidades físicas y deterioros cognitivos (como sordera, ceguera, pérdida de memoria…) asociados al propio proceso de envejecimiento.
  • Pluralidad de patologías crónicas que disminuyen nuestra calidad de vida y aumentan la necesidad de depender del cuidado de otras personas.
  • Aparición de manías que pueden generar mayor rigidez y falta de consenso entre el resto de familiares.
  • Desconexión social que conlleva un sentimiento de abandono y soledad impuesta que puede acabar menguando el estado de ánimo de forma casi irremediable y provocando cambios de humor poco tolerables.
Todo ello puede provocar con facilidad que se origen ciertos roces y conflictos en la convivencia ya que soportar la situación o sobrellevar la realidad puede conllevar ciertas dificultades.

Las bases de una buena comunicación con un anciano

El adulto mayor necesita ser escuchado, aceptado y valorado aunque existan dificultades que le impidan oír bien o ver con nitidez o entender y comprender lo que se le está diciendo en todo momento. A pesar de esta disminución de sus habilidades sociales y de los posibles cambios bruscos de humor, hay que tratar de evitar que se enfade con facilidad.

El anciano es un ser muy vulnerable que tiende a apartarse tanto a nivel social como familiar. Es por ello que la conversación como la comunicación se deben conservar a diario: hacerle partícipe de forma proactiva, ya que tienden a marginarse, puede ser una buena estrategia para reforzar también su presencia e importancia y rebajar así el afán de egoísmo que puede aparecer en esta etapa de la vida.

Estrategias para convivir con una persona mayor
  • Ofrecerle mucho cariño y afecto, sobre todo por parte de sus familiares y personas más allegadas a él.
  • Es importante entrenarse en habilidades de autocontrol para que familiares y cuidadores no pierdan la paciencia con facilidad.
  • Preservar y mantene

La alimentación y el sueño en los niños (abril 2017)

La alimentación y el sueño en los niños (abril 2017)
Una vida activa es necesaria para mantener un óptimo estado de salud, pero para mantener la buena salud no basta solo con esto, debemos rematar la jornada con un sueño reparador, ya que durante el sueño el organismo se repara y regenera tras la larga jornada.
¿Qué provoca la falta de sueño en niños?
Tanto en los adultos como en los niños la falta de sueño puede provocar complicaciones en el sistema nervioso y en el sistema inmune, provocando cansancio, irritabilidad e incluso hacer enfermar con mayor facilidad. Estudios recientes muestran que niños entre 2 y 4 años con peor calidad de sueño son más propensos a sufrir otitis y rinofaringitis.
Mientras dormimos el cuerpo regula procesos hormonales y metabólicos, se realiza la regeneración muscular y se ordena la memoria para prepararse para recibir nueva información al día siguiente, por ello el hábito de sueño es especialmente importante en los niños ya que juega un papel principal en el aprendizaje. Otros estudios mostraron que tras hacer una evaluación a niños de 6 años, aquellos que no habían dormido las horas adecuadas desde bebés tienen déficits significativos tanto en el aprendizaje como en la expresión.
También encontramos numerosos estudios que muestran relación entre la falta de sueño con problemas cardiovasculares tanto en niños como en adultos. Varios son los efectos que provocan mayor riesgo de diabetes y obesidad, entre ellos destacan:
  • El aumento de hormonas que favorecen la ingesta de alimentos, sobre todo los que son ricos en hidratos de carbono y grasas.
  • Aumenta la sensación de hambre.
  • Alteraciones en la sensibilidad a la insulina, provocando una menor tolerancia a la glucosa.
  • Se estima que aproximadamente el 30% de los niños tienen problemas para dormir. Por lo que se aconseja dormir un promedio de 10 horas diarias en niños entre 5 y 12 años, y entre 8 y 9 horas tanto niños mayores de 13 años como adultos.
¿Cómo conseguir un hábito de sueño adecuado?
  • Se aconseja fijar una hora tanto para irse a dormir como para levantarse.
  • Si los niños realizan siesta, debe limitarse a 30-45 minutos para tener sueño por la noche.
  • Deben hacer ejercicio de forma regular ya que ayuda a dormir mejor, pero no justo antes de irse a dormir.
  • Los factores ambientales de la habitación deben ser adecuados: temperatura correcta, buena ventilación y eliminar tanto la luz como el ruido.
  • Establecer una rutina, de manera que se respeten los horarios de ir a dormir y se alteren lo menos posible.
¿Cómo puede ayudarles la alimentación a dormir mejor?
Algunos estudios muestran que aquellos alimentos que contienen un aminoácido llamado triptófano pueden favorecer la calidad del sueño, ya que hace aumentar la hormona melatonina y el neurotransmisor serotonina que participan en el ciclo del sueño. Además, deben evitarse aquellos alimentos que puedan ser estimulantes antes de ir a dormir como el café, té, alcohol, bebidas energéticas o chocolate entre otros. También se aconseja evitar las cenas copiosas.
¿En qué alimentos podemos encontrar triptófano?     
En los lácteos, huevos, pescados, legumbres como la soja, frutos secos, las semillas como el sésamo o las pipas de calabaza o algunas frutas como el plátano, la piña o el aguacate. Los  hidratos de carbono como la avena, el arroz o la patata ayudan a mejorar la biodisponibilidad del triptófano.
Ejemplos de cena:
  • Primer plato de Ensalada con brotes de soja germinada y piña con segundo de Salmón al horno con patata de guarnición. Postre: yogur con frutos secos
  • Primer plato de Sopa de arroz con verduras en juliana. Segundo plato Tortilla francesa con cubito de arroz salvaje. Bol de yogur con plátano y 2 cucharadas de avena.

Dejar de fumar (marzo 2017)


Cada día fallecen en España más de 160 personas a causa del tabaco, son más de 60mil muertes anuales. La adicción que provocan los cigarrillos es tan fuerte que si te has propuesto dejar de fumar cualquier ayuda será buena. La medicina integrativa puede ofrecerte un buen respaldo para lograr tu objetivo.

Dejar de fumar es una de las mejores decisiones que tomarás en tu vida. Lo primero a considerar es que debes tomar parte activa en este proceso contribuyendo con tu fuerza de voluntad. Las sustancias químicas que contiene el tabaco han creado una fortísima dependencia física y psicológica. A esto hay que añadir el hecho de que fumar un cigarrillo es un hábito de comportamiento social y “reaprender” a hacer las actividades del día a día sin tabaco no será fácil.

La acupuntura ayuda a reducir los niveles de ansiedad que provoca “el síndrome de abstinencia” que se presenta cuando dejamos de fumar. Síndrome de abstinencia por deprivación, es decir por no tomar la nicotina y demás sustancias (hasta 3000) que lleva el tabaco.

Además tras la sesión de acupuntura, en las primeras 24-72 horas se eliminan del torrente sanguíneo la mayoría de esas sustancias nocivas incluida la nicotina. De este modo es mucho más fácil sobrellevar el nerviosismo, inquietud, irritabilidad  e insomnio que provoca el síndrome de abstinencia a la nicotina.

Igualmente se controla la ansiedad por la comida que aparece al dejar de fumar, ya que la nicotina aumenta nuestro ritmo metabólico.

La fitoterapia puede ayudarnos:

Avena (avena sativa): Por su efecto tónico y reconstituyente, ayuda a proteger la mucosa respiratoria, unido a una acción sedante.
Ginseng (panax ginseng): Su raíz contribuye a disminuir los síntomas del síndrome de abstinencia.
Drosera (drosera rotundifolia): Favorece la eliminación de las sustancias tóxicas acumuladas en el aparato respiratorio.
Melisa (melissa officinalis): Ayuda a combatir la ansiedad que se desencadena al dejar el tabaco.
Anís verde (pimpinela anisum): Actúa sobre el aparato respiratorio y facilita la eliminación de las mucosidades bronquiales al hacerlas más fluidas.
En la mayoría de las ocasiones al dejar de fumar hay un aumento de peso, que se puede agravar si se usa la comida como salida en situaciones de estrés, por ello es importante vigilar la dieta, que sea variada, aumentar el ejercicio diario y sobre todo beber al menos 2 litros de agua al día.

Si dejas de fumar:

A las 8 horas el exceso de monóxido de carbono habrá dejado tu organismo, mejorando la oxigenación pulmonar.
A los 5 días la mayoría de la nicotina habrá salido de tu organismo.
Al mes la apariencia de tu piel habrá mejorado.
A los 3 meses empezará a mejorar tu función pulmonar.
A los 6 meses aumenta la capacidad de resistencia frente a las infecciones.
Al año el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca se habrá reducido a la mitad.
A los 10 años el riesgo de padecer cáncer de pulmón se iguala con el de los no fumadores.
A los 15 años el riesgo de accidente cerebrovascular es igual al de quien no ha fumado nunca.

Otras recompensas inmediatas:

Recuperarás el gusto y el olfato y saborearás de nuevo los alimentos. Mejorarás tu aspecto y podrás recuperar el color blanco de los dientes y el brillo del cabello. Mejorará tu aliento y desaparecerá el olor desagradable de tu ropa y pelo. Respirarás mejor, al subir escaleras y cuestas notarás que te resulta más fácil y lo haces sin fatigarte. Si eres deportista mejorarás tu rendimiento. Ahorrarás dinero, multiplica el gasto diario del tabaco por 30 para ver qué parte de tu sueldo volverá a tu cartera cada mes.

El silencio nos ayuda a combatir el estrés (febrero 2017)


¿Hace cuánto no disfrutas de un rato de silencio absoluto? Puede que la respuesta sea "no tengo tiempo" y eso es debido al estrés diario, nuestra rutina no nos deja tener un momento de silencio al día.

Nuestra rutina diaria no nos permite pasar tiempo en silencio, todo lo contrario: el ruido de los coches, las notificaciones del móvil, tu hijo llamándote desde la otra habitación sin cesar. Además pasamos casi todo el día pegados a la tecnología, que si el móvil, el correo electrónico, la televisión, la tablet, el famoso roomba… Total, que el silencio acaba siendo un lujo que no podemos permitirnos.

Aun así, todos necesitamos una vida más relajada y ordenada, ya que este estilo de vida repercute en nuestra salud y en nuestro bienestar emocional. En definitiva, cuanto más tranquila es nuestra vida, más felices nos sentimos.

Numerosos estudios confirman que estar sometidos a niveles altos de ruido se asocia al estrés. ansiedad y enfermedades cardiovasculares.

Cada año se pierden en Europa 1,6 millones de años de vida saludable a causa del ruido ambiental.

El ruido puede provocar pérdida de la audición, pero también numerosos efectos extrauditivos: trastornos profundos del sueño, efectos en el sistema cardiocirculatorio, interferencias en la comunicación oral, reducción del rendimiento, estrés, e incluso incremento de la mortalidad.

¿Cuáles son los beneficios del silencio para nuestra salud?
  • Mejora el sistema inmune
  • Reduce el riesgo de padecer problemas de corazón
  • Aumenta las funciones cognitivas
  • Nos ayuda a mantenernos relajados en situaciones de estrés
  • Aumenta nuestra capacidad de atención
  • Reduce los niveles de estrés
  • Da energía a nuestro cerebro
  • Descansamos la mente, incluso más que cuando estamos dormidos.
10 minutos de silencio al día para reducir nuestros niveles de estrés
Ya hemos dicho que el silencio es una buena forma de reducir nuestro estrés diario, además gestionar esta parte es sencilla, no requiere un esfuerzo extra. Varios estudios han confirmado que las personas que practican meditación y actividades como el yoga o el body balance disminuyen el riesgo de padecer un ataque cardiaco o una enfermedad cerebrovascular.

Existen muchas formas de estar en silencio, escoge una de las que mencionamos a continuación y practícala 10 minutos al día.
  1. Permanece en silencio en casa. Métete en una habitación tranquila, sin ruidos externos, con buena luz y siéntate en un sillón o en una cama. Estírate bien. Concéntrate en tu respiración e intenta no pensar más allá de eso. Si te viene un pensamiento, vuelve a fijarte en la respiración. Inspira y expira unas 10 veces seguidas. Si te resulta complicado, busca una melodía relajante, un mantra tibetano y escucha el sonido en bajito durante 10 minutos.
  2. Sal a caminar por el parque. Caminar es bueno para nuestra salud cardiovascular, además oxigena nuestro organismo y despeja nuestra mente. Intenta no pensar en tu rutina diaria ni en problemas del día a día, simplemente camina y fíjate en el paisaje y en tu respiración.
  3. ¿Es imposible buscar un sitio sin ruido? Escucha lo que se llama ‘ruido blanco’. Coge unos buenos auriculares y busca sonidos relajantes: de lluvia, naturaleza, el mar, etc. Esto puedes hacerlo en tu tiempo libre o incorporarlo en tu rutina diaria. ¿Por qué no hacerlo en el trabajo? Te concentrarás más y tu rendimiento será mejor.
  4. Apúntate a Tai Chi, Yoga o alguna disciplina similar. Estas actividades nos ayudan a concentrarnos en nuestros movimientos, nuestra respiración y consiguen que seamos conscientes de nuestro cuerpo.
  5. Busca una afición tranquila y concéntrate en ella sin pensar en más allá: nadar, tocar un instrumento, coser, cocinar, etc.
  6. ¿Tienes tiempo para darte un baño? Practica la ‘talasoterapia’. Llena la bañera con agua caliente y sales. Enciende una luz suave como unas velas y ponte cómoda/o en la bañera. Mira la llama de la vela y relaja tus piernas y brazos dentro del agua.
Tener unos minutos de silencio absoluto al día te permitirá despertar tus sentidos y mantenerte relajada/o. Los beneficios son inmediatos. No busques excusas para comenzar más tarde, empieza ahora mismo para que mañana empieces el día sin estrés.

Metales pesados: ¿cómo eliminarlos del organismo? (enero 2017)


Día tras día estamos expuestos a la contaminación por metales pesados. Por mucho que tratemos de evitarlo, mercurio, plomo, aluminio, cadmio…legan a a nosotros a través del aire que respiramos, los alimentos que ingerimos o se posan sobre nuestra piel. En definitiva, están en nuestro entorno.

La atmósfera acumula partículas tóxicas procedentes de la industria, la combustión de los vehículos, los aerosoles… Estas partículas pueden entrar directamente en nuestro organismo al respirar o en el contacto con la dermis. Además con la lluvia caen sobre el suelo, el agua y los productos que cultivamos, pasando asi, a través de esos terrenos contaminados, a la cadena alimentaria. A eso hay que añadir los herbicidas y pesticidas utilizados en la agricultura, o la contaminación- principalmente por mercurio- del mar, concentrada sobre todo en pescados y mariscos de talla grande: atun, pez espada, tiburón…). Otras fuentes de contaminación por metales tóxicos está en el tabaco, los medicamentos, los utensilios de cocina o los productos de higiene personal y cosmética (cremas, fotoprotectores, desodorantes…)

A nuestro cuerpo le resulta sumamente difícil eliminar esos metales pesados y se van acumulando día tras día a medida que nos exponemos a ellos. Diferentes estudios concluyen que esa intoxicación está detrás de enfermedades que pueden afectar al hígado, rión o las vías respiratorias. Puede derivar en problemas tiroideos, trastornos neurológicos o problemas de aprendizaje, entre otros.

¿Cómo podemos defendernos de los metales pesados?

El principal mecanismo de eliminación de metales pesados es la quelación. La administración de sustancias con capacidad para unirse o acomplejarse a los metales pesados tiene como resultado la obtención de compuestos menos tóxicos y más fáciles de eliminar. La naturaleza puede ser una importante fuente de moléculas con esta actividad que puede ser reforzada con la administración de sustancias antioxidantes.

Cilantro(coriandrum sativum): posee una potente acción antioxidante y quelante, especialmente para el mercurio, el plomo y el aluminio. También contiene una gran cantidad de vitaminas, sobre todo A y K.

Clorofila: Es el pigmento de color verde que permite a las plantas realizar la fotosíntesis. Tiene propiedades detoxificantes y anti cancerígenas. Resulta especialmente interesante por su capacidad quelante de metales pesados.

Clorela (Chlorella pyrenoidosa): Es un alga verde unicelular esférica de agua dulce. Es muy rica en clorofila (mayor-igual que la espirulina, las espinacas o  las ortigas). Es conocida por ser un superalimento con grandes  propiedades nutritivas, pero además tiene la  capacidad de aumentar la excreción fecal y urinaria del cadmio.

Selenio: Aunque si bien es verdad que el selenio se considera un metal pesado para el cual se han descrito efectos tóxicos a altas dosis (ingestas superiores de más de 400 microgramos) también es un oligoelemento necesario para la vida. La ingesta diaria recomendada es de 55 microgramos para las mujeres y de 70 para los varones, puesto que entre otras funciones forma parte de los enzimas que realizan una función antioxidante. Debido a la alta afinidad que tiene por el mercurio puede antagonizar sus efectos tóxicos impidiendo que se deposite en los tejidos.

Cambiar hábitos para limitar la exposición a los metales pesados:

Consume frutas, verduras y cereales procedentes de cultivo ecológico.
Evita hacer ejercicio físico en lugares con mucho tráfico.

Opta por cremas y cosméticos bio, tintes naturales para el cabello y evita los desodorantes que contengan aluminio.

Protégete al utilizar productos de limpieza y pinturas.
Evita las amalgamas dentales (empastes de color plateado) porque contiene mercurio.
Incluye en tu dieta estos alimentos que te ayudan a limpiar tu cuerpo:
Brócoli: Ayuda a estimular el proceso depurativo del cuerpo  y, por tanto, a eliminar los tóxicos.
Ajo: Es un poderoso antioxidante. Además tiene acción antibiótica natural y nos ayuda a aumentar nuestras defensas.
Manzana: Junto con otras frutas como pomelo y pera tiene niveles altos de pectina, un quelante natural que contribuye a eliminar los metales pesados del cuerpo.
Vitamina C: Ayuda al sistema inmunológico para que este actúe en la eliminación de tóxicos.

Ayudas contra el frío (diciembre 2016)


En la época de frío, los resfriados desafían constantemente nuestro sistema inmunitario, y es momento de asegurar, a través de la dieta, el aporte de todos aquellos nutrientes necesarios para mantener nuestras defensas en un estado de rendimiento óptimo.

Escojamos alimentos frescos, ricos en vitaminas y minerales y que además cubran nuestras necesidades energéticas. Es el conjunto de nutrientes que conforman la dieta, lo que nos va a ayudar a estar en un buen estado de salud. Si hemos de pensar en nuestra despensa, aprovechemos los alimentos de temporada por estar con las mejores condiciones organolépticas y nutricionales. Estos cinco grupos no pueden faltar:

LEGUMBRES

Ricas en hidratos de carbono y proteínas, son una buena base en la elaboración de platos calientes para afrontar mejor el frío. Como su contenido proteico no es de alto valor biológico por ser deficitario en algún aminoácido esencial, se aconseja combinarlas con cereales o con una fuente de proteína animal (carne, pescado o huevo) para así obtener proteínas completas. Por otro lado, contienen poca grasa, y en cambio son buena fuente de fibra, vitaminas del complejo B y minerales como hierro, zinc, potasio, magnesio y fósforo. Mezcladas con verduras y alimentos proteicos conforman un plato único equilibrado, como por ejemplo, garbanzos con espinacas y huevo duro.

SETAS

Otoño es época de setas, y qué mejor placer que ir a la montaña a recoger una buena cesta para poder disfrutarlas luego en casa. Existe un gran número de variedades diferentes, pero no todas son comestibles, y hay que saber reconocerlas, y evidentemente, si no se es un experto, mejor optar por comprarlas en el mercado. Las setas no pueden faltar en nuestra despensa, pues no sólo van a enriquecer a nivel nutricional nuestros guisos, sino que van a aportarles su característico y tan apreciado sabor. Son poco calóricas y de entre sus nutrientes destacan minerales como el potasio, el sodio, el fósforo y las vitamina B2, B3 y ácido fólico.

FRUTAS DE TEMPORADA: CAQUI, GRANADA Y CÍTRICOS

Las frutas, fuente de vitaminas, minerales, fibra y sustancias antioxidantes son alimentos que deben formar parte de nuestra dieta diaria. Se recomienda tomar tres raciones al día, que podemos repartir entre diferentes tomas.

-El caqui es muy rico en azúcares, pero también en pectinas y mucílagos, fibra soluble, responsable       de la consistencia gelatinosa de su pulpa. Destaca por su contenido en betacarotenos, que además   de tener poder antioxidante, son pro-vitamina A, vitamina que participa, entre otras funciones, en la   formación y mantenimiento de la piel, del pelo y de las membranas de las mucosas.

-La granada también contiene antioxidantes, en este caso en forma de antocianinas, y otros        compuestos como los taninos que le otorgan la propiedad astringente a esta fruta.

-Las frutas cítricas, como las naranjas y las mandarinas son una de las fuentes de vitamina C,     vitamina con capacidad antioxidante que además aumenta la producción de glóbulos blancos y es importante para el equilibrio del sistema inmunológico, entre otras funciones.

AJO Y CEBOLLA
Al igual que otras especies del género Allium, contienen de forma natural, compuestos organosulfurados, principios bioactivos con efecto protector celular y efecto antimicrobiano. Tanto se puede consumir cruda en ensalada, como cocida para aromatizar salsas y gran variedad de guisos.

FRUTOS SECOS

Los frutos secos, como las nueces, las almendras o las avellanas, son un básico en otoño. Son mucho más que un tentempié, pues son un ingrediente excelente para integrarlos en los menús diarios y enriquecer nuestra alimentación habitual. Se trata de un grupo Ayudas contra el frío (diciembre 2016)

La sal en la dieta infantil (noviembre 2016)


El consumo de sal en nuestra sociedad excede con creces las cantidades recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. Nueve de cada diez españoles toman el doble de la cantidad máxima recomendada. No son cifras que deban tomarse a la ligera ya que según datos del ministerio de Sanidad este consumo exagerado está asociado al 45% de los infartos y el 50% de ictus en nuestro país, además de favorecer o provocar hipertensión.

En España, los principales alimentos que aportan sal a nuestra dieta son los quesos, el embutido, el pan y los platos preparados. En los niños, además de los citados, los alimentos precocinados tipo pizzas y hamburguesas, los aperitivos salados como las patatas chips, los ganchitos…, las galletas, los cereales de desayuno y la bollería industrial son los alimentos que más sal aportan a su dieta.

¿Qué consecuencias puede provocar en los niños un consumo elevado de sal?

Un consumo excesivo está asociado al 45% de los infartos y el 50% de ictus en nuestro país.
No es habitual que los niños presenten hipertensión, pero los estudios del Instituto de Medicina Preventiva de Wolfson (Londres) revelan que disminuir el consumo de sal en la edad infantil previene la hipertensión en la edad adulta.

Además, otros estudios de la Universidad de Londres, publicados en la revista Hypertension, afirman que cuanta más sal hay en la dieta de los niños, mayor tendencia hay a tomar bebidas azucaradas, provocando mayor sobrepeso y obesidad infantil.

¿Qué cantidad es mucha sal?

La cantidad de sal recomendada según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son 5 gramos de sal al día (1 cucharadita), e incluso se recomienda que los niños entre dos y cinco años consuman incluso una menor cantidad, adaptándola a sus necesidades energéticas. Para niños menores de dos años, no es necesario incluir sal en las preparaciones, ya que los alimentos naturales le aportan la sal necesaria.

Algunas campañas para disminuir el consumo de sal entre los niños aconsejan que el consumo máximo diario de sal debería ser de 3 gramos para niños de seis años y de 5 gramos para niños de diez.

Nueve de cada diez españoles toman el doble del máximo recomendado.

¿Qué estrategias se pueden seguir?

Las estrategias que pueden adoptar las familias para reducir el consumo de sal pueden ser:

  • Leer las etiquetas de los productos cuando se compran alimentos procesados para comprobar la concentración de sal, escogiendo aquellos que aportan menor cantidad.
  • Se considera que un alimento tiene mucha sal si es igual o mayor a 1,25 g /100 g de alimento.
  • Se considera que un alimento tiene poca sal si tiene 0,25 g (o menos) / 100 g de alimento.
  • En el caso de que la etiqueta indique la cantidad de sodio y no de sal (la sal es cloruro sódico), debe multiplicarse la cifra de sodio por 2,5 para conocer los gramos de sal que aporta.
  • No presentar los saleros en la mesa y evitar las salsas refrigeradas o precocinadas.
  • Limitar la cantidad de sal que se añade al cocinar lo alimentos, añadiendo como máximo 5 gramos al día.
  • Limitar aquellos alimentos con elevado contenido en sal.
  • Educar el paladar de los niños mediante una alimentación sin añadir demasiada sal ni consumir alimentos procesados.

Cómo superar una ruptura (octubre 26)


Muchas personas han conocido en algún momento de su vida el trauma de una ruptura por la marcha de su pareja o el  abandono de uno de los miembros.

Cuando la persona que se siente ‘abandonada’ interpreta la ruptura como una muestra de rechazo brusco y cruel por parte del miembro de la pareja que ha decidido dejarle, puede vivir esta situación con intenso dolor. Las personas rechazadas suelen pasar por un período de duelo, con numerosos síntomas depresivos: falta de ilusión por los temas cotidianos, tristeza, melancolía, insomnio, inapetencia, pensamientos negativos y recurrentes. Pueden sentir que el mundo se les viene encima.

Este tormento provoca la añoranza de otros tiempos en los que la vida era más fácil, y en algunos casos se tiende a pensar que el compañero regresará algún día, incluso años después de vivir en solitario. También se piensa que si la otra persona no regresa, nadie podrá llenar el vacío y ya nunca podrá encontrarse el amor.

¿Cómo superar una ruptura?: La aceptación.

¿Cómo se puede superar el dolor? ¿Cómo aprender a vivir de nuevo? ¿Cómo empezar a ver el estado de soltero como una nueva y divertida oportunidad, en vez de un castigo? ¿Cómo dejar de sentir que se es incapaz de ser amado y querido, y que el destino sólo depara una vida de soledad, tristeza y mala suerte?

El primer paso hacia un futuro nuevo y positivo pasa por aceptar definitivamente que la persona amada se ha ido de nuestro lado y ya no volverá. Esto significa enfrentarse a la pena y nos permitirá llorar por la pérdida de sueños y esperanzas.

Lo más importante que debe recordar en este punto es que lo superará. Al principio parece imposible, pero toda persona puede reponerse de una situación como ésta.

Es muy importante apoyarse en sus amigos y hablar sobre su antigua pareja hasta que no le quede nada por decir. Sabrá que se está recuperando cuando se dé cuenta de que usted mismo está aburrido del tema. Hablar es una de las claves para sentirse mejor. Cuando hablamos sobre nuestro dolor, éste cesa gradualmente de tener poder sobre nosotros y poco a poco nos recuperamos.

Aprendiendo a superarlo.

Después de la aceptación llega el proceso de aprendizaje, que le dirigirá hacia una vida nueva y mejor. Aquí tiene cinco puntos para ayudarle. Cada punto empieza con una letra de la palabra PIANO (que además de ser un instrumento, significa suave); así es fácil de recordar.

  • P de pasado: haga una lista de todas las cosas que no le gustaban de su antiguo compañero. Puede empezar siendo pequeña, pero si la cuelga de manera que la vea cada día, le sorprenderá ver cómo crece. Escríbalo todo y empiece a darse cuenta de que quizá, después de todo, la relación rota no era tan maravillosa. Todo ello pertenece al pasado, y usted vive ahora, y para el futuro.
  • I de ilusión:tenga esperanza e ilusión en el futuro. Cuando una relación finaliza, tendemos a pensar que nunca nos volverán a amar. Evidentemente es una tontería. La realidad es que hay muchas posibilidades de volver a ser amado, aunque no por la antigua pareja, lógicamente: nunca volverá a compartir lo que tenía en esa relación, pero puede tener otros sentimientos igual de importantes con otra persona.
  • A de apreciación: apreciación por usted mismo. Necesita mirarse al espejo y fijarse en lo mejor de usted y felicitarse por ello. Hágalo frecuentemente. Otra tarea útil es escribir una lista de aspectos que le gusten de usted. Puede llevar algún tiempo hacerlo, pero es un ejercicio que recompensa. Cuando nos abandonan tendemos a echarnos la culpa a nosotros mismos. Nos sentimos culpables de no haber sido más divertidos, o mejores en las relaciones sexuales. No se centre en pensamientos destructivos y, sólo para cambiar, permítase sentir su propia bondad. Recuerde los momentos en que ha ayudado a alguien, o ha sido amable con un extraño, o se ha tomado alguna molestia por un vecino. Aprenda a aceptar y valorar su propia amabilidad, belleza y talento, porque esto le ayudará a curar la herida.
  • N de nueva vida: desgraciadamente, cuando se ha sido la mitad de una pareja durante un tiempo, muchos de los amigos lo serán también de su antiguo compañero; esto puede generarle problemas de relación con ellos. Incluso si tiene muchos amigos, es un momento en el que puede plantearse un nuevo círculo de compañeros de ambos sexos. Puede empezar a realizar actividades sociales, de tipo deportivo, cultural, que le permitan ensanchar las posibilidades de conocer gente y de desarrollar aficiones.
  • O de olvido: es una de las letras más importante de estas siglas. Corresponde a olvidar completamente a su antigua pareja y no volver a practicar el sexo con él/ella. A menudo, cuando ya han estado separados unos meses, su antiguo compañero puede llegar a la conclusión repentina de que no todo es tan bonito fuera de la relación. O quizá piensa que usted está poniendo su vida en orden y siente celos de que ahora pueda encontrar a otra persona. Quizá sólo le apetezca un abrazo rápido en recuerdo de los viejos tiempos.
El problema es que el sexo y la intimidad pueden hacer que se sienta amado y querido temporalmente, pero le dejarán con más tristeza y confusión después. No lo haga. Si la otra persona le ruega que vuelva para intentarlo de nuevo, puede tomar una decisión más adelante sobre si quiere o no, pero nunca llegue al sexo antes. De todos modos, es probable que con todo el sufrimiento que ha pasado y el esfuerzo realizado para rehacerse, su ex-compañero sea la última persona con quien quiera estar.

Si el dolor que sufre, o los síntomas depresivos que manifiesta son muy fuertes, no ve salida por sus propios esfuerzos y su vida se está viendo seriamente afectada, es necesario que recurra a ayuda profesional: la psicología y la medicina integrativa le aportará los elementos necesarios para superar esta situación paralizante y excesivamente dolorosa.

La educación emocional de los niños (septiembre 2016)


Las emociones tiñen cada momento de nuestras vidas y de nuestras experiencias diarias. Aprender a identificarlas y gestionarlas adecuadamente facilitará una mayor satisfacción y bienestar personal a la vez que ayudará en el manejo de la dinámica del día a día de una forma más eficiente y exitosa.

La educación emocional no se aprende de una sola vez sino a medida que van sucediendo acontecimientos y nos vamos enfrentando a las diferentes situaciones de la vida a lo largo de los años. Por este motivo, es aconsejable que los más pequeños también puedan vivir este proceso y desarrollar un crecimiento emocional ya desde su infancia.

Desarrollar la educación emocional de los niños implica involucrarse y hacerles partícipes de este proceso evolutivo.

Consejos para educar las emociones de los niños

Las emociones no son innatas, sino que se aprenden a medida que nos vamos enfrentando a las diferentes situaciones de la vida.

  • Los padres deben cultivar sus propias competencias emocionales para ser modelos adecuados para los hijos en esta materia. Los niños aprenden mucho y rápido observando a sus padres y la forma en que éstos solucionan sus problemas y encauzan sus emociones.
  • Enseñarles a identificar, señalando y nombrando cuando aparezcan, las emociones básicas, como la alegría, la sorpresa, la tristeza, el miedo, la aversión o la rabia y, más adelante, otras emociones más complejas o secundarias como la vergüenza, la culpa o el orgullo.
  • Además de las emociones propias, es conveniente que los niños aprendan también a identificar las emociones de los demás, lo que facilitará el desarrollo de su empatía en el futuro. Es importante que los niños puedan comprender lo que les ocurre a las demás personas, reconociendo las emociones y detectando el motivo de que se hayan producido. Una correcta empatía facilitará relaciones satisfactorias en posteriores etapas sociales.
  • Es importante entender los cambios físicos a los que llevan las diferentes emociones (acaloramiento, enrojecimiento, tensión física, expresión facial, etc.) y los motivos o circunstancias que se han producido para propiciar su aparición.
  • Desarrollar las habilidades necesarias para canalizar las emociones satisfactoriamente, trabajando principalmente el control de los impulsos. Para conseguir este objetivo es importante detectar la necesidad que hay detrás de cada emoción y conocer las formas legítimas de encauzarla. Por ejemplo, ante una emoción de rabia es legítimo hablar sobre el motivo de la frustración y, si es necesario, realizar algún ejercicio físico para aliviar la tensión física generada. La reflexión y el análisis de la situación generada pueden ayudar en gran medida a superar este aspecto.
  • Ante la aparición de reacciones emocionales inadecuadas como una rabieta, agresividad, etc., es aconsejable proponer alternativas de comportamientos más adecuados y eficaces que los niños podrán probar en futuras ocasiones.
  • Es importante fomentar la autonomía de los menores, disminuyendo progresivamente la dependencia del niño hacia sus padres, permitiéndole que experimente y que se equivoque, y potenciando sus capacidades y competencias para generar seguridad en sí mismo.
  • Fomentar habilidades de comunicación como, por ejemplo, transmitir las propias opiniones, sentimientos y emociones a otras personas, usar adecuadamente el lenguaje verbal y el no verbal, aprender a escuchar, respetar los turnos de palabra, aprender a decir que no y ser asertivo, entre muchas otras.
  • Enseñarles a gestionar los conflictos de forma positiva proponiendo ejemplos o modelos a seguir y, sobre todo, aprovechando las situaciones en las que éstos surgen espontáneamente.
  • Desde pequeños es positivo facilitarles explicaciones y razonar junto a ellos, entablar diálogos sobre las situaciones que viven, así como el establecimiento de límites y normas.
  • Es aconsejable impulsar el desarrollo de su autoconocimiento, de la aceptación de uno mismo, a la vez que fomentar una sana autoestima, es decir, una valoración positiva y realista de uno mismo.
  • Enseñarles a adoptar una actitud positiva y constructiva ante la vida, así como formas de auto motivación.
  • Es importante desarrollar junto a ellos recursos para afrontar los problemas que se les presenten a lo largo de su vida, para que puedan tomar las mejores decisiones en cada momento y aceptar sus propios errores y limitaciones.

Las isoflavonas de soja (agosto 2016)

Las isoflavonas son un conjunto de compuestos presentes en algunos vegetales pero sobre todo especialmente en la soja (100 g. de soja contienen 300 mg. de isoflavonas mientras que otras leguminosas contienen sólo 5 mg.) Dentro de esta familia de las isoflavonas podemos encontrar la daidzeína, la gliciteína y la genisteína.

Las isoflavonas de la soja fermentada (tamari, salsa de soja o shoyu, miso, Tempeh, etc.) son más eficaces que las obtenidas de la soja normal ya que se mejora su absorción.

Las isoflavonas tienen principalmente unas propiedades fitoestrogénicas (contiene estrógenos naturales) y antioxidantes. Esto hace que, lógicamente sus utilidades sean muchas y muy amplias:

  • Combate los síntomas de la menopausia como inestabilidad emocional, ansiedad, insomnio, sofocos y sudoración excesiva (especialmente durante la noche, lo que contribuye a incrementar el insomnio), dolores de cabeza, nerviosismo, irritabilidad y depresión. En esta época de la mujer sus niveles de estrógenos disminuyen y las isoflavonas compensan este desequilibrio sin todas las contraindicaciones de la medicación hormonal sustitutoria (hay casos que necesitan obligatoriamente la medicación)
  • Favorecen la absorción del Calcio ya que sus saponinas ayudan a mantener la densidad ósea. Ideal pues en la osteoporosis relacionada con la menopausia. Ya hacía muchos años que se venía relacionando el consumo de soja y la menor incidencia de osteoporosis en las mujeres asiáticas consumidoras de soja.
  • Ayudan a compensar el aumento de problemas cardiovasculares de la menopausia ya que disminuyen los niveles del colesterol total y del LDL o colesterol "malo".
  • Su acción antioxidante impide a las toxinas adherirse a la pared celular y ayuda a que la persona no se demacre rápidamente (los antioxidantes nos ayudan a mantenernos más sanos, más jóvenes)
  • Acción antitumoral (en pecho y ovarios) y anticancerígena (sobre todo a nivel de próstata, mama y colon)
  • Mejora el sistema inmunológico al producir una mayor actividad de los macrófagos y glóbulos blancos.
  • Crea un mejor clima sexual ya que puede mejorar la tendencia a la sequedad vaginal.
  • Se está estudiando si puede prevenir el Alzheimer, sobre todo en las mujeres posmenopáusicas ya que los científicos creen que pueden reducir los cambios cerebrales relacionados con esta enfermedad.

Precauciones a tener en cuenta en las isoflavonas de soja

Las isoflavonas se comercializan en cápsulas o comprimidos a fin de aumentar su concentración y obtener sus beneficios más rápidamente. Esto si bien es una ventaja también implica sus riesgos ya que no estamos tomando un alimento completo sino sólo una parte de él y en gran dosis.

Como cada vez hay más estudios sobre las isoflavonas y sobre la soja hablando de sus maravillas ahora la moda es añadir isoflavonas en todas partes y evidentemente aquí han empezado los problemas.

En primer lugar hay que tener en cuenta que tienen un efecto suavemente estrogénico y esto no beneficia ni a todo el mundo ni a todas las edades. La menopausia es uno de los momentos donde está más indicada y siempre bajo prescripción de un médico o especialista. Las demás personas no necesitan, en general, tomar isoflavonas para mejorar sus dolencias ya que, por suerte, la naturaleza nos da otros alimentos o nutrientes.

Ahora se habla de que si, en altas dosis y en personas que no necesitan estrógenos puede producir anormalidades tiroideas como el bocio o la tiroiditis autoinmune.

Nuestro consejo sobre las isoflavonas de soja

No seamos radicales en nuestros hábitos de consumo. Tomar soja y sus derivados no nos dará, como norma, ningún problema pero dejemos los concentrados (como las isoflavonas) sólo para cuando nuestro especialista nos las prescriba.

Es mejor, pues, no tomarlas incluidas en ningún alimento.

Con tomar soja (soya) tenemos de sobra e incluso así tampoco es cuestión de volvernos "chinos" y pasarnos el día tomando leche de soja, pan de soja, tofu y soja germinada.

La naturaleza da a cada zona del mundo una gran variedad de alimentos.
¡Aprovechémosla!

Los disruptores endocrinos (julio 2016)


También llamados perturbadores endocrinos son unas sustancias que pueden perturbar nuestro equilibrio hormonal y alterar nuestro bienestar e incluso nuestra salud. Hablamos del bisfenol A, los ftalatos y pesticidas.

Nuestro sistema endocrino es un maravilloso conjunto de circuitos de señalización que interaccionan entre sí logrando que nuestro organismo funcione de un modo coordinado y preciso. En este juego de señales, las hormonas son los pequeños mensajeros que se encargan de transmitir las órdenes. Pero a veces penetran sustancias en nuestro organismo que se parecen mucho a nuestras hormonas y pueden engañar a nuestro sistema hormonal haciendo que funcione mal. Estas sustancias bautizadas como disruptores endocrinos, además de desorganizadoras del sistema endocrino, están en el punto de mira por ser uno de los más que probables responsables del aumento de los casos de cánceres hormono-dependientes (mama, próstata, ovario, tiroides…).

Aunque lo ideal sería que estas sustancias no existiesen, nos encontramos con que algunas de ellas ya están entre nosotros, y todavía no  hay suficientes estudios como para que sean retiradas. Por ese motivo, lo más prudente es conocerlas y evitarlas.

Los ftalatos interfieren en el funcionamiento de la testosterona, y están presentes en algunos juguetes infantiles, cosméticos y embalajes. Recomendamos aquellos productos que indiquen “sin  ftalatos”.

El bisfenol A (BPA): hay estudios que indican que puede desregularizarnos a muchos niveles, afectando el sistema reproductivo (femenino y también masculino), la tiroides, el metabolismo, el sistema cardiovascular, etc. Se trata de un aditivo que se añade a algunos plásticos de uso alimentario y que los fabricantes están obligados a declarar con la presencia en los envases con un triángulo con el número 7 en su interior.

Los pesticidas se usan de modo generalizado en la agricultura y ganadería. Para minimizar su ingesta, opta por alimentos bio, que te garantizan que no los contienen.

Son difíciles de eliminar del organismo y además pequeñísimas cantidades pueden provocar grandes efectos, por eso los niños e incluso los fetos, que están en pleno desarrollo, son los más sensibles. De hecho, se considera que el aumento de los casos de pubertad precoz en muchas niñas se debe al efecto de estas sustancias.

La hierba de pericón (junio 2016)


Aunque lleva utilizándose  cientos de años, hace tan solo unos pocos años que se ha puesto de moda en nuestra sociedad. En la actualidad se habla mucho de esta planta con motivo de sus propiedades antidepresivas, pero ya nadie comenta o recuerda todos aquellas virtudes que tan justamente se le han atribuido a través de la historia, privando de este modo que nos podamos beneficiar de sus otras propiedades curativas. Yo la conozco desde pequeño, por sus aplicaciones externas de la infusión en mis heridas,  que mi madre Sara, o mis tías Esperanza y Josefina llamaban “ agua de pericón”. (“casa Pericón” es el nombre ancestral de mi casa familiar en el pirineo oscense). En nuestro querido pirineo se ha utilizado muy frecuentemente.

Su nombre científico es hipérico perforatum, pero se le conoce popularmente como hipericón, pericón, perforata, corazoncillo, hierba de San Juan, sanjuanes, hierba de las heridas, hierba militar, etc.

Es una planta vulneraria, por su efecto antiséptico y cicatrizante sana las heridas, llagas y ulceraciones, sean internas o externas; quemaduras, piel irritada o escocida y reacciones inflamatorias. (de ahí el nombre de hierba militar). Dado su efecto anestésico disminuye los síntomas dolorosos, siendo de gran utilidad tras el esfuerzo físico para las agujetas, y del mismo modo actúa calmando el dolor en las quemaduras y favorece la reepitelización de la piel. Internamente se le considera una planta digestiva.

Se cría en los setos y ribazos frescos, en los prados no demasiado húmedos de toda la península, desde la costa hasta grandes alturas.

Se recolecta cuando está en plena floración, lo cual sucede mayoritariamente a finales de Junio. Se cortan las flores que comprenden todo el ramillete floral.

Antiguamente se le atribuía la propiedad de espantar los malos espíritus y las apariciones. Las gentes creían que el Hipérico poseía propiedades mágicas, que protegía de las tentaciones diabólicas e incluso lo colgaban de los tejados para prevenir el rayo y los incendios. Para conseguir esas propiedades, la planta debía de recolectarse en la madrugada del día de San Juan (24 de Junio).

Hipócrates (médico de la antigua Grecia, s.IV AC.) lo recomendó como remedio refrescante y antiinflamatorio.

Dioscórides (médico y botánico de la antigua Grecia s. I AC) escribe lo siguiente:

“El Hyperico, llamado Androseno por unos, de otros Corio, y de otros Camepytis, que quiere dezir Pinillo, porque su resina huele a resina de pino, es una mata ramosa, roxeta, y de alta de un palmo, que produze las hojas como la ruda, y la flor amarilla: la qual fregada entre los dedos, resuda un liquor semejante a la sangre, de do vino a llamarse Androsemo que significa sangre humana. Nace el hyperico en lugares cultivados y asperos. Tiene facultad de mover la orina, y aplicado por abxo, provoca el menstruo. Bebido con vino, extermina las tertianas, y las quartanas. Su simiente bevida por una quarentena de dias, cura la sciatica: y las hojas con la simiente aplicadas en forma de emplastro, sanan las quemaduras del fuego.” 

Se puede preparar en infusión para el agua de pericón,  hirviendo un litro de agua y cuando arranca la ebullición se echan 50 gramos de flores de hipérico, se tapa bien y se retira del fuego. Filtrar y tomar a tazas, fría y sin azúcar. Y para hacer lavados y aplicaciones sobre las heridas, por sus propiedades analgésicas y cicatrizantes.

También se prepara como aceite de uso externo, 100 gr de flores recién recolectadas bien secas. Introducirlas en un recipiente de cristal de boca ancha y añadir un litro de aceite de oliva, cerrar herméticamente y mantener durante cuarenta días y otras tantas noches a sol y sereno, removiendo suavemente todos los días el recipiente. Transcurridos los cuarenta días, filtrar y colocar en botellitas pequeñas, bien tapadas y conservar en lugar fresco y oscuro.

Como ratafía digestiva, se ponen 30 gramos de flores en un litro de aguardiente junto con un limón cortado en rodajas. Durante un par de semanas se conserva en una botella bien tapada, removiéndola a menudo. Colar el aguardiente y añadir 100 gr de azúcar. Tomar una copita después de comer como digestivo.

Una botellita de aceite de hipérico en el botiquín nos será de gran ayuda, pues es útil en muchos de los accidentes domésticos.

A los niños les encanta, pues cuando sufren un pequeño percance (caída, chichón, corte, golpe, quemadura) y se les aplica el aceite, lo primero en que se sienten aliviados es en el dolor, debido a su efecto anestésico. 

El sueño (mayo 2016)

La higiene del sueño es un pilar fundamental para una buena salud que no debemos olvidar. Para tener niveles normales y saludables de hormonas en el cuerpo, se considera que son 7 las horas mínimas que se necesitan, además de que durante dichas horas se descanse adecuadamente, a través de un sueño profundo y reparador.Para lograr ese descanso que tu cuerpo merece te damos algunos consejos que te ayudarán:

Respeta una rutina de ir a la cama:

El hecho de siempre hacer lo mismo, dará señales a tu organismo para que se prepare para conciliar el sueño fácilmente. Por ejemplo, lavarte los dientes, un baño caliente, tomar una infusión relajante o lo que pueda ayudarte a desconectarte e indicarle a tu cuerpo que es hora de dormir.

Toma la cena a una hora apropiada:

Distancia la hora de la cena y de ir a dormir, aproximadamente tres horas si puedes. A nadie le gusta ir a la cama con el estómago vacío ni muy lleno.

Evita alimentos no apropiados en la cena:

Identifica aquellos alimentos que no te sientan especialmente bien o métodos de cocción inapropiados como frituras. Ello podría dificultarte la digestión y hacerte dormir mal.

Evita estimulantes:

Independiente que no son buenos para tu salud, la cafeína, el alcohol y la nicotina son estimulantes. Si no puedes evitar tomar café, ideal que no sea más allá de las 14 h, pues así le darás tiempo a tu cuerpo para procesar dicha cafeína sin que tenga un impacto en tu sueño.

También existen medicamentos que contienen ingredientes que pueden interrumpir el sueño. Las medicinas populares para el dolor de cabeza, por ejemplo, tienen cafeína. El alcohol, por otro lado, puede interrumpir el sueño mientras el cuerpo lo procesa, además de generar un despliegue de adrenalina que altera la producción de serotonina, neurotransmisor que induce el sueño.

Crea el dormitorio ideal:

Invierte en una cama y almohada cómoda, mantén una iluminación tenue y no tengas en tu dormitorio aparatos electrónicos que estimulen el cerebro y la vista (televisión, ordenadores, teléfonos, etc).

Enfócate en el ejercicio:

Además de todos los beneficios cardiovasculares y de control de peso que obtendrás con la actividad física, los estudios demuestran que las personas que se ejercitan con regularidad, se protegen contra la atrofia cerebral y ello es, en gran parte, a que mejoran su capacidad para tener un buen sueño. Lo ideal es que el entrenamiento completo incluya una mezcla de ejercicio cardiovascular, fuerza y estiramientos. Evita el ejercicio extenuante especialmente las horas próximas a dormir, pues pudiera interferir en tu sueño.

Ser feliz (abril 2016)


¿Cómo ser feliz?

No podemos ser felices si desconocemos quiénes somos realmente. La felicidad no está donde la buscamos, se encuentra dentro de cada uno de nosotros, en quiénes somos.

Los humanos somos seres buscadores incansables de la felicidad. Cada uno de nosotros busca ser feliz en cada etapa, en cada cosa que hace, en cada relación, etc. Sin embargo, en muchas ocasiones logramos nuestros objetivos y tenemos todo lo que queremos, pero no somos felices.

“Un hombre sabio es aquél que no sufre por las cosas que no tiene, sino que disfruta lo que sí tiene”. Epícteto de Frigia.

¿Por qué hay personas que son felices con cualquier cosa y otras en cambio lo tienen todo y no lo son?

Cada persona ve la felicidad de una manera diferente. Debemos aprender a valorar los pequeños detalles y no frustrarnos si hay algo que no podemos conseguir. La felicidad, al fin y al cabo, está en las pequeñas cosas del día a día.
Es cierto que hay personas que tienen esa predisposición a ser felices con cualquier cosa, pero durante las diferentes etapas de nuestra vida aprendemos a ser más o menos felices, todo depende de cómo vivamos cada experiencia y problema. Nosotros elegimos cómo queremos vivir nuestra vida y felicidad.

Claves para ser feliz:

-Elige cambiar
La vida es demasiado corta para estar enfadado ‘con el mundo’. No busques el momento perfecto, no esperes a que la felicidad venga a tu vida. Aprovecha cada momento y cada situación.

Ser feliz es una decisión diaria y requiere un compromiso constante para interiorizarlo. Por lo tanto, el primer paso es tener intención de dejar atrás pensamientos negativos, hacer pequeñas modificaciones en tu vida para tener esa sensación de bienestar emocional. Diferentes estudios confirman que pasarse la vida intentando ser feliz genera angustia.

Perdona, no controles todo, no quieras tener siempre la razón, sonríe cada día, da las gracias, regala “te quieros”, disfruta de cada bocado, no exijas demasiado.

-Rodéate de gente positiva
Pasar tiempo con gente positiva, feliz, agradecida, que no se enfada con facilidad, hace que nos propaguen esa actitud. La felicidad es un fenómeno colectivo.
Es esencial saber elegir con quién pasar nuestro tiempo, ya que la influencia que ejercen las personas sobre nosotros es inevitable. ¿No es cierto que rodearse de personas negativas, que se pasan el día quejándose de todo y criticando a los demás, resulta agotador?

-Vive el momento presente
Es importante aprender a vivir en el momento presente, puesto que es el único estado temporal del que realmente somos dueños y sobre el que tenemos capacidad de influencia. En ocasiones una excesiva anticipación del futuro o un elevado enganche a situaciones del pasado pueden conllevar sufrimiento y desgaste emocional.

Es importante pensar que esta energía nos será más útil aplicarla en las situaciones en las que realmente nos encontramos en cada momento, es decir, las del presente.

-Utiliza el deporte para ser feliz
El deporte es el remedio perfecto contra la depresión. Al terminar un ejercicio los niveles de endorfinas son muy altos.  Nuestro organismo recibe múltiples beneficios cuando hacemos deporte, e incluso hay quien no puede “desengancharse” de su práctica debido a la sensación de bienestar que se obtiene al terminar, aunque se acabe exhausto.

Además, ciertos ejercicios como el yoga, pilates, o taichí consiguen calmar trastornos de ansiedad y estrés.

-Practica el altruismo
Dedicar tiempo a otras personas genera una sensación placentera. Un simple gesto puede generar felicidad en otra persona, lo que indirectamente nos genera una felicidad interna. Ayudar a un compañero, hacer una labor de voluntariado o escuchar a un amigo en un momento difícil resulta satisfactorio.

-No busques el éxito y el poder
“El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estás haciendo, entonces serás exitoso” Albert Schweitze.

¿Crees realmente que el éxito da la felicidad? Podemos tener mucho éxito (laboral, amoroso, etc.) pero seguir siendo infelices. El poder provoca que le demos importancia a los resultados y no al proceso de llegar a ese éxito. Además, la búsqueda del éxito se vuelve muy estresante, ya que vivimos tratando de alcanzar una meta.

En cierto modo, caemos en el error de que éxito, riqueza y felicidad van unidos, y cuando cumplimos los dos primeros pero no somos felices caemos en un círculo interminable por poseer más y más. Además, nos pasamos la vida buscando algo que no hemos terminado de definir, tratando de alcanzar lo que otros han calificado como éxito.

-Quiérete a ti mismo
Quererse a sí mismo es el primer paso para querer a los demás y ser feliz. Olvídate de lo que crees que debes ser, no te exijas demasiado, sé tú mismo y acepta y agradece tu vida. Recuerda que es imposible ofrecer a los demás lo que a nosotros nos falta. Cuando nos queremos a nosotros mismos, buscamos nuestro bienestar emocional, perdemos los miedos y maduramos como personas autónomas. 

Recuerda que puedes empezar a ser feliz ahora mismo. No esperes las condiciones idóneas, la felicidad es algo diario, un hábito que tenemos que trabajar día a día. Deja de buscar la felicidad y empieza a vivir de forma positiva. Rodéate de gente feliz y aléjate de las personas tóxicas. Y, sobre todo, disfruta de cada detalle, de cada momento, y vive el presente, no mires hacia el pasado.